• Feb. 28, 2011, media noche

Un país alcanza pleno desarrollo económico cuando la capacidad científica y tecnológica de sus habitantes, le permite producir, con materias primas propias e importadas, sus bienes de consumo y de exportación. Cuando fabrica sus propios automóviles, trenes, aviones, aparatos electrónicos, computadoras y vestidos. Produce sus alimentos. Construye sus carreteras y desarrolla  tecnologías de punta y espacial.

 

Lo alcanza cuando tiene la generosidad de compartir su riqueza con naciones débiles. Y sobre todo, cuando alaba y bendice a Dios por las bondades que recibe. Esta más que demostrado, que una riqueza como la de Estados Unidos y la de Canadá, para mencionar dos casos en América, tienen también claves espirituales. Estados Unidos es una nación que trabaja los tres turnos del día, incansablemente, pero cuando llega El Día de Acción de Gracias, las familias norteamericanas hacen un alto en su camino para celebrar las múltiples bendiciones que les llegan de lo alto. Este país es reconocido por su 4 de Julio, Día de su Independencia, pero también por su tradicional último Jueves de Noviembre, el día que da gracias por la cosecha y cena pavo, una fiesta de raíces netamente cristianas.

 

Un país como Brasil, aunque tardío, también está a punto de lograrlo. La época de Lula da Silva ha sido el tiempo de mayor empuje hacia la meta del arranque definitivo del llamado Milagro Brasileño desde los tiempos del nacionalista Getulio Vargas. Nadie ha estado tan cerca como Lula para llevar a su inmenso país al liderazgo mundial que hoy ostenta, pese a que el potencial siempre estuvo allí. Noten ustedes, que en los últimos tiempos, decir Lula da`Silva. ha sido lo mismo que decir Brasil, y viceversa. Mientras Brasil solo era sinónimo de un Carnaval de gente invertida y semidesnuda, no pasaba a más, no lograba prosperidad real. Solo fue hasta que eligió sabiamente a un presidente obrero providencial, que logro sobrepasar esa imagen negativa ante los ojos de Dios y  alcanzado gracia divina traducida en riquezas, porque Dios no es pobre.

 

Como es posible que los brasileños quieran ahora echar a perder todo lo avanzado? Que no puedan leer las entrelineas de Dios? Este Carnaval de Rio pasado, tuvo serias advertencias del cielo. Un mes antes de su realización, un violento incendio destruyo su emblemático Sambodromo, sus carrozas y sus trajes.

 

Eso equivalía a haber recibido un primer rayo en Sodoma y Gomorra. Y pasado el carnaval, se han contabilizado el mayor número de muertos con 189, mas miles de accidentes en las carreteras, lo que la ha situado como la mas trágica de los últimas cinco versiones. Y Brasil tiene que tener cuidado. Las bendiciones se ganan, pero también se pierden!

 

Y también Nicaragua, debe cuidarse por las elecciones de Noviembre que se aproximan! Fíjense ustedes, que al contrario de Brasil, donde la imagen de su presidente les acarreo bendición, la imagen de Ortega y su mujer en Nicaragua, están acarreando maldición al pueblo ciego que se empecina en reelegirlo como dictador. Nunca está de mas decir que Somoza (el padre espiritual de Ortega), llevo ese mismo camino reeleccionista de fuerza y violaciones sistemáticas a la constitución y el resultado fue el luto para miles de familias nicaragüenses.

 

Y así mismo como los Carnavaleros de Rio recibieron señales del cielo que no han  atendido, Nicaragua también recibirá las suyas, para su bien o para su mal.

 

De modo que los nicaragüenses debemos pensar muy bien cómo vamos a depositar ese voto masivo. Por que será un momento crucial de vida o muerte para nuestros hijos. Cada nacional tendrá en sus manos la elección entre el bien y el mal. Entre la luz de la democracia o la oscuridad de la dictadura. Entre celebrar una gran fiesta de liberación sin balas, o la de producir las mas lúgubres tragedias para nuestra patria.

 

Las elecciones que vienen son un tiempo favorable para despojarnos del sandinista viejo. Del sucio trapo rojinegro traicionero, impositivo y salvaje. Y revestirnos de un hombre verdaderamente nuevo, democrático y piadoso que atraiga la admiración de Dios para bendición de nuestro país.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus