• Mayo 27, 2011, media noche

Nuestra magna Federación Nicaragüense de Fútbol es digna de un premio Oscar por ejecutar la mejor comedia en nuestro país.

Su presidente entrará en el libro de los récord Ginnes porque creo que sobrepasará los años que tardaron erigiendo el Colosseo de Roma, cuya construcción arrancó en el 70 d. C y concluyó en el 80.

Bastaron diez años para levantar este anfiteatro con capacidad para 50 mil espectadores, con 80 filas de gradas, tiempo ínfimo si tomamos en cuenta que fue edificado con las rudimentarias técnicas de construcción de su época. 

1931 años después, en Nicaragua Julio Rocha ya lleva 7 años dizque levantando su templo de fútbol, teniendo a su disposición todas las máquinas habidas y por haber, al servicio de las modernas y avanzadas técnicas de construcción. Van siete años y no se ve futuro de cuándo en realidad estará listo.

Volviendo al caso del Colosseo, su vida útil como recinto deportivo fue de 500 años, lo que se convierte en total blasfemia si hacemos un cálculo de cuánto tiempo será útil el que un día será el estadio nacional de fútbol, del que se construyen tres metros y se caen cuatro con los primero amagos de lluvia. Obviamente, estos derrumben nos grafican con exactitud la calidad de la construcción y la resistencia que tendrá frente a huracanes y terremotos.

Y si el Coliseo Romano les parece una comparación nefasta, pues no tenemos que ir tan lejos para encontrar otros argumentos que nos obliguen a cuestionar dicha demora. Ahí nomás en Costa Rica tenemos un inefable ejemplo: en marzo de 2009 inició a construirse el estadio nacional, con capacidad para 35,062 personas. Dos años después, el estadio ya fue inaugurado, es el más moderno de nuestro istmo y de los más bellos en América.

¿Cuánto dinero ha fluido en esa obra? Al parecer más de lo que nos imaginamos, según lo que dejó entrever el presidente de la FIFA, Joseph Blatter en su reciente visita. No obstante, alienta ver que muchas cosas que se observan mediante un cristal turbio ya las advirtió el presidente de la república, que fue enfático al asegurarle al propio Blatter que no está de acuerdo con muchos de los planes de Rocha, de ahí que cortó sus aspiraciones de hacer un estadio para 40 mil personas y redujo el espacio sólo para 14 mil.

La decisión tuvo que caer como balde de agua fría, ya que implica reducción de gastos y por ende debilita el argumento para seguir buscando financiamiento, y peor aún, obliga a que se concluya lo más pronto posible, cosa que veo difícil si lo poco que se ha hecho tiende a desmoronarse.

Por otro lado, la Fenifut parece empeñada en mostrarse como victimaria del fútbol nacional, pues sus acciones están ligadas a frenar el desarrollo de esta disciplina que avanza como el cangrejo.

 Además del apoyo nulo a los equipos, de los cobros exorbitantes y de su despreocupación total hacia la calidad del espectáculo, Fenifut divierte al país con decisiones sumamente controversiales y absurdas.

Este año ha sido sonadísimo el caso del jugador Armando Collado, a quien lo acusan de haber vendido un partido que Nicaragua perdió por marcador abultado frente a Guatemala. El chiste es que no hay pruebas de que tal transacción se haya concretado, no obstante, el muchacho fue condenado a la inactividad de por vida. Aún más divertido resulta el hecho de sorprenderse ante una derrota de esta índole, si como dije en otra ocasión, no necesitamos que ningún jugador venda los juegos porque simple y sencillamente carecemos de nivel para hacer buen papel en encuentros internacionales.

Lo más insólito que hizo recientemente es darle “replay” a un partido realizado el domingo 3 de abril. En esa jornada, el club capitalino América logró un marcador favorable 7-1 frente al Real Madriz. Alrededor de este encuentro se creo una atmósfera de duda debido a que América venía de una campaña sumamente discreta y con poca producción de goles, es más, llegó a ese juego con el descenso acariciando su cuello.

El asunto es que ganó con el marcador preciso ante un Real Madriz que había sido un equipo combativo y que en ese encuentro se vio como manso corderito, bueno, no manso, porque cometió tres infracciones que ameritaron la pena máxima y que se tradujeron en tres goles a favor de la causa americanista. Por si fuera poco, vinieron a jugar sin haber entrenado y sin el plantel completo.

Hubo muchos rumores alrededor de este encuentro lo que motivó a la dirigencia del Xilotepetl a introducir una carta de protesta, ya que la sospechosa goleada los condenó al descenso directo por el gol average.

Lejos de tomar cartas en el asunto inmediatamente, la Fenifut aceptó la protesta, guardó silencio y prometió solucionar el conflicto para evitar que el Xilo hiciera alharaca durante la visita de Blatter.

Graciosamente la “Fenidecisión” vio luz cuando hasta el campeonato había terminado y cuando los involucrados tenían más de un mes de estar fuera de actividad. Ya con todo definido salieron diciendo que probablemente hubo conducta antideportiva y que hay que repetir el mentado juego.

Cabe preguntarse qué se gana si se repite, lo indicado era reunir las pruebas convenientes y descenderlos por corruptos, pero con qué moral va a venir la Federación a sancionar equipos que ellos mismos ascendieron por la vía ilegal, por las pistolas de uno de sus dirigentes,  despojando a uno que legítimamente se ganó el puesto en la primera división.

El problema aquí es que hay mucha permisibidad, lo que quedó demostrado cuando el VCP de Chinandega solo dio tres patadas de ahogado y hasta ahí nomás, luego agarró sus maletas y aceptó el descenso.

Lo preocupante es que al parecer las del Xilotepetl también fueron pataletas terminales, porque la dilación en tomar la decisión pretendía que las cosas se enfriaran y que el mentado replay se diera fuera de contexto futbolero. Ahora todo indica que el Real Madriz ni siquiera está estructurado como para celebrar este encuentro, o al menos eso pretenden hacer creer. Y apuesto que América está prestísimo a saltar a la cancha, porque en el hipotético caso de que el Madriz se presentara, seguro la goleada será mayor ante un team que dan por desaparecido. Pero, ¿qué pasará si el asunto se define por forfait? ¿Permitirá el protector del América que su mimado descienda?       

Ahora, si este juego se repetirá por “sospechas” de anomalías, por qué no se efectuó nuevamente el partido de vuelta de la final entre Ferreti y Diriangén, porque si hubo sanción a René Guerrero es porque algo hizo mal y quedó demostrado, ¿entonces?.

Ese capítulo tiene más interrogantes que el cuestionario de visa gringa, pero hay una duda aún mayor: ¿cuándo sabremos quién es el campeón absoluto de este torneo? Es inaudito que a última hora hayan suspendido la finalísima por un fogueo sacado de la mano de Criss Angel.

¿Adónde vamos a parar señores de Fenifut? ¿Cuándo habrá estadio? ¿Cuándo sancionarán a los “posibles” corruptos? ¿Cuándo se jugará la finalísima?

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus