• Jun. 14, 2011, media noche

Contrario a la tesis que plantea Umberto Eco en su ensayo Crítica al Periodismo, que la televisión es el medio que fija la agenda setting, en Nicaragua los impresos se caracterizan por ser los que ponen el acento en la agenda pública. Prueba de ello es la olla de presión que pende sobre el Código de la Niñez y la Adolescencia, producto de la sistematicidad y diversidad de enfoques de El Nuevo Diario y La Prensa. Un hecho que ratifica el liderazgo de ambos impresos en el tema.

El Nuevo Diario y La Prensa, lejos centrar sus discursos en relación al dolor de los familiares del joven universitario asesinado, tienen el merito de haber puesto este hecho como un caso emblemático para reabrir el debate sobre las reformas al Código de la Niñez y la Adolescencia. El tratamiento que han brindado los medios escritos en cierto modo también ha incidido de manera positiva en las políticas informativas de algunos medios audiovisuales. Ningún espacio informativo ha escapado al tema, hasta los programas de opinión han tenido que hacer una pausa de su menú principal -el proceso electoral- para atender este asunto.

Radio La Primerísima (Onda Local, Sin Fronteras el Noticiero y Revista Tú Gente), Noticias 12 (Karla Romero) y TV Noticias (Karen Erazo) y Acción 10 (Elean Jarquín) se han destacado en no soltar el tema. Esta determinación se vería compensada si estos espacios prestaran atención a otros elementos cruciales que vayan más allá de simples abordaje de declaraciones. Un buen ejemplo, fue la edición de Onda Local (viernes 3 de junio) donde Patricia Orozco abordó a fondo este tema con representantes de expresiones de niñez y adolescencia, realizó reportajes, y abrió líneas telefónicas para contrastar la posición de las OSC con los oyentes.
 
Ampliar debate- Uno de los principales vacíos de los medios ha sido no cuestionar el trasfondo político de las reformas al Código que a última hora ha manifestado UNEN. Si se tratara de una organización con luz propia el cuestionamiento estaría demás, pero debe recordarse que los mismos medios y periodistas en diversos momentos han señalado la falta de autonomía, principalmente por seguir directrices del partido de gobierno.

¿Será que en esta ocasión estamos frente a una UNEN distinta y distante del partido de gobierno? ¿Por qué esta misma UNEN que clama justicia ha omitido esta misma demanda para el estudiante de medicina Eder Osmar Ruiz Pavón cuyo caso ha quedado en la impunidad? ¿Por qué los medios han centrado el debate en la voz de UNEN excluyendo a las universidades privadas?

Una vieja artimaña electoral. En pleno año electoral la reforma al Código se ha constituido en un tema atractivo para sacar réditos políticos. El diputado de ALN Carlos García fue el primero que subió la parada proponiendo ampliar hasta 15 años las penas a los adolescentes. A la lista se ha sumado el diputado Wilfredo Navarro, quien una vez más ha aprovechado el contexto para revivir un viejo anteproyecto. ¿Quién será el próximo parlamentario?

Debe tenerse presente la omisión de los medios en torno a la propuesta de ALN,  ¿no es qué ALN era la bancada satélite del FSLN? La estrategia del diputado García, tiene antecedentes. En 2002 Camino Cristiano Nicaragüense propuso una reforma al Código, solicitando en esencia ampliar las penas pero al final esta iniciativa no prosperó por muchas razones, entre ellas, porque su reforma requiere modificar la Constitución Política.

En el presente debate instituciones desprestigiadas han tomado algunas gotas de credibilidad otorgada por los propios medios. Los magistrados de la CSJ se han convertido en actores claves en el debate jurídico del Código. De forma estratégica han venido dando la percepción que se tratan de funcionarios probos, cuando hasta hace poco las portadas y grandes espacios hacían mofa con la famosa frase ‘Cállese matón’ producto de la crisis de este poder del Estado.

Oportunidades pendientes. Así como los principales medios han centrado su interés sobre la reforma al Código de la Niñez y la Adolescencia, conviene también analizar otras aristas. ¿Cuánto es el presupuesto en materia de justicia especializada para adolescentes, inversión social, derechos humanos, etc.? Tampoco he visto que aludan otros marcos jurídicos (Ley de Promoción del Desarrollo Humano Integral de la Juventud de Nicaragua, y Plan Nacional de Desarrollo Integral de la Juventud) que ayuden a brindar una visión de conjunto sobre si el tema de fondo deber ser el Libro Tercero o la deuda pendiente del Estado y la actual administración del presidente Ortega.

Los medios deben enriquecer el debate con otros actores. Sería un error creer que únicamente los parlamentarios, estudiantes, organizaciones de la sociedad civil, juristas y especialistas tienen la última palabra. Todavía hay voces claves como las iglesias evangélicas alcaldías, autoridades universitarias privadas, economistas, sociólogos, Conapina, líderes comunitarios, que no han dicho presente o han sido excluidos en este debate. También conviene conocer la posición oficial de la Procuraduría Especial de la Niñez y Adolescencia. Esto sería sano para el tema tal como hizo Carlos Emilio López durante su administración.

El liderazgo que continúan mostrando los medios ante la opinión pública nicaragüense, todavía no compensa su deuda con la memoria histórica. Su principal vacío ha sido divorciar el comportamiento ético de los actores con el Código, cuando en realidad debería prestársele atención a los sujetos que pujan por las reformas. En estas omisiones los medios han puesto en riesgo su propia credibilidad mostrando un doble tratamiento ante ALN, CSJ y UNEN, actores que en el pasado han cuestionado por su falta de rendición de cuentas y partidarización.

Los medios por su propia credibilidad deber revisar sus políticas informativas en torno a los actores que pujan por esta a reforma.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus