• Jul. 18, 2011, media noche

Todos los días al abrir las páginas de los periódicos nos encontramos con una serie de noticias, que pone entredicho la veracidad de la información que nuestro gobierno difunde a través de sus propios medios. El gobierno critica que estos medios independientes no hablan de las cosas buenas que hacen. En primer lugar a un gobierno en el poder no le tenemos porque estar agradecido de lo bueno que hagan porque ese es su rol, puesto que nosotros todos ciudadanos de Nicaragua, con nuestro trabajo honrado, aportamos a través de el pago de nuestros impuestos los salarios en muchos casos desproporcionado de los funcionarios del estado.

Entonces ¿Por qué razón el gobierno se queja, si nosotros los nicaragüenses debemos reclamar a todos estos funcionarios del estado, que ni nos consultan para nombrarlos? ¿Por qué se quejan de que los medios independientes denuncien y critiquen las deficiencias de los funcionarios públicos? El señor Presidente, debe de rendir cuentas de su función pública a todos los ciudadanos de esta nación. No es que el va a venir a hacer lo que le dé la gana y parte sin novedad.

¿En qué país vivimos? Cada ciudadano de este país no solo tiene el derecho, sino también la obligación de reclamar, controlar, denunciar, exigir el fiel cumplimiento de lo que establece la sagrada constitución de republica de Nicaragua. Los y las nicaragüenses no podemos estar con paños tibios ante la carrera de negligencias que a diario se produce en nuestra patria, y que quedan impunes, no podemos permitir que la constitución sea manoseada por los actuales y futuros empleados gubernamentales del estado.

Precisamente de eso se trata, de reclamar por los abusos e ineficiencia laboral de todos los funcionarios estatales, comenzando por el Administrador principal, hablo del Señor Presidente de la republica. Ellos están ahí para responder ante la ciudadanía sin distingos de colores políticos, raza, religión, por el buen desempeño de sus funciones. No están ahí para andar aporreando manifestaciones, no están ahí para burlarse de la inteligencia de los ciudadanos, no están ahí para arrearnos como borregos, no están ahí para manipularnos.

No es que van a venir a hacer y deshacer con los recursos del estado, a entrar en ellas  y robar sin escrúpulos y al final del día defender a los ladrones y acusar a los que en beneficio de la ciudadanía lo denuncian. Llámense medios independientes o ciudadanos sin distingos, que a Dios gracia existen.

Así vemos como el señor Artola del FISE, en vez de andar haciendo reclutamientos favor de su partido se debiera dedicar a resolverlos problemas de ex miembros del Ejército y del Ministerio del Interior, e hijos y madres de militares caídos a quienes no le han cumplido con los acuerdos establecidos desde el 23 junio del año pasado de igual manera  a la Asociación de Combatientes Históricos “Bayardo Salinas”, de Chinandega, que los han excluido en la entrega de láminas de zinc que impulsa el Gobierno Central. Así el señor Presidente en vez de andar defendiendo a Kadhafi  debiera estar resolviendo el problema de encarar con firmeza a los “No Pago” que el mismo estimuló. De la misma manera el magistrado Rafael Solís en vez de andar reclutando magistrados y comprando voluntades se debiera dedicar a hacer su trabajo correctamente no andar interviniendo en proceso judiciales en favor intereses particulares.

En Managua los cauces han colapsado, en el cerro Motastepe podrían producirse deslizamiento que causarían lamentables pérdidas humanas en cuatro comunidades aledañas, 1919 reclamos mensuales de alteración de la energía se reciben en INE,  la tapas de los manjoles se las roban, el CSE no quiere que se le haga ni una sola crítica ni comentarios que no le convenga, pese a las múltiples irregularidades de este proceso electoral y que han sido señaladas por los partidos políticos y los organismos de observación nacional, Legalizan Ley 147, los contralores no quieren controlar, nombran funcionarios de facto, en fin, podría enumerar una interminable lista de infracciones a la ley por parte de los funcionarios, empleados del pueblo de Nicaragua.

Pero no pasa nada, legalizan de echo todas las barbaridades que comenten y todo bien gracias. No podemos seguir permitiendo que el estado administrador de los bienes de los ciudadanos, prosiga con esa filosofía de que arre arre borriquito, aquí mi chu aquí michu, no son ellos quienes están por encima de nosotros, al contrario nosotros nicaragüenses todos, estamos por encima de ellos y ellos deben obediencia a la nación a partir de la nuestra constitución nacional. Nosotros somos quienes debemos exigir el fiel cumplimiento de los deberes de los funcionarios y si no lo hacen, pues debemos despedirlos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus