• Ago. 30, 2011, media noche

En este próximo seis de noviembre, los nicaragüenses tenemos la valiosísima oportunidad de “votar para botar”. Depositar nuestro voto para tener la opción de vivir en un Estado de Derecho, que nos traiga bienestar a todos. Sin exclusiones, ni sectarismos.

Los nicaragüenses queremos vivir en un Estado que respete la herencia de los más elevados principios de libertad, justicia social y democracia participativa, que nos legaron los insignes pensadores de los siglos XVIII y XIX. En ese entonces se concibió que el poder debía ser alcanzado a través del sufragio libre y universal (¡Sin trampas!), con periodos alternativos, sin espacio para poderes omnímodos, de realezas y noblezas.   

Mas del 60% por ciento de los nicaragüenses nos dimos cuenta que la revolución popular sandinista termino en fracaso, con un partido político, FSLN, desprestigiado, que quedo como un feudo particular. De nueve comandantes que había, se redujeron a tres, quedando justamente los peores: Borge, Ortega y Arce (¡Boas!)

Y de los tres, para afrenta de todos los “ideólogos marxistas” nicaragüenses, las riendas del poder político y del partido quedaron en manos de una sola mujer. Una “compañera” sin mayores meritos que ha dejado a los últimos famosos comandantes, en ridículo, pidiendo su aprobación para todo; hasta de lo mas mínimo. Degradados a ser sus perritos falderos. Y por esta “desblace” vergonzosa de Gobierno Populista es que afirmo, que la propuesta política que mas nos conviene seguir a los nicaragüenses, es el modelo político neoliberal.

Entiéndase, ¡Un modelo político neoliberal bien llevado! ¡Correctamente administrado! No como lo llevo el viejito tacaño de Enrique Bolaños, cuyo gobierno nos hizo más daño que el mismo gobierno de Arnoldo Alemán. El neoliberalismo es un sistema que respeta las instituciones, que se ajusta perfectamente a las reglas de gobernabilidad exigidas por el mundo libre de hoy, y el único que garantiza un Estado de Bienestar medible, para toda la sociedad en conjunto. Y sólido, tan sólido, que hasta los gobiernos comunistas despóticos se están cambiando a el.

Podíamos decir, sin error, que la única herencia buena, que nos dejo el socialismo puro fueron sus pensadores revisionistas y reformistas, que hicieron posibles la aparición de los nuevos gobiernos europeos que aceptaron las reglas del juego democrático para hacerse con el poder. Superando la pesadilla troglodita de Lenin y Stalin.  

Y estamos claros que no existen los modelos perfectos. No vale mentir. Que es cierto que este sistema tiene sus crisis estructurales cíclicas, y padece de sus males. Pero también es cierto, que el mismo, tiene sus propio “Sistema de Mantenimiento”. Y cuenta con ideólogos muy capaces. Técnicos de las más avanzadas escuelas de pensamiento, que le marcan los nuevos derroteros a seguir. Que siempre lo sacan avante.

Gracias a la eficacia de este sistema, hermanos nicaragüenses, sus hijos han alcanzado los conocimientos ventajosos que ahora tienen, en esta era de avanzada tecnología. Se pueden educar mejor, para enfrentarse a esta jungla que se llama mundo, donde hay mucha competitividad. Gracias a este sistema recibimos las remesas que nos ponen nuestros familiares, en el exterior, desde Estados Unidos, Costa Rica y Europa, que ponen el pan en nuestra mesa, y mejoran la construcción de nuestras casas. En fin, hacen posible que usted y yo nos estemos comunicando.

Entonces, hermano, no vote solamente por votar. Por oponerse, nada más. Vote para cambiar radicalmente el modo de gobierno. Que yo lo hare, … Hagalo usted tambien!

nestor-martinez@live.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus