• Sept. 28, 2011, media noche

Muchos se preguntan si la vida online es diferente al mundo “real”. Me inclino a pensar que una es el reflejo de la otra, pero no lo sé con certeza. Lo que sí sé, y si los eventos de las últimas semanas en la Web nica son algún indicativo, es que lo que hay es uno que otro personaje que parece haber salido de alguna novela mexicana. Veamos.

Están los autoproclamados “justicieros”, personificados esta vez por hackers supuestamente miembros del grupo Anonymous, quienes se atribuyeron ataques a sitios Web del gobierno nicaragüense. ¿Los ataques?, nada del otro mundo, sitios que no son vitales para la economía del país, y vista la utilidad de la información que uno puede encontrar en los sitios Web gubernamentales, pues digamos que este hecho no debió haber pasado de simple anécdota. Pero como muchas veces ocurre con los “justicieros” en las novelas, sus acciones son narradas como auténticas odiseas, más si se trata de cualquier “acción” contra el gobierno de Ortega, celebradas por un sector de la sociedad nicaragüense como verdaderas hazañas, cuando en realidad se asemejan más a “patadas de ahogado”.

Por otro lado, están los chistosos del grupo al estilo RBD “la novela”, personificados esta vez por alguien que anunció en Facebook la muerte del cineasta nica Marcio Vargas Arana, ex Director de la Cinemateca Nacional. El anuncio lo hizo valiéndose de la cuenta de Carlos Vargas Arana, hermano de Marcio. Como a veces pasa en las novelas también, el rumor encontró eco en el perfil de Twitter de La Nueva Radio Ya, que esta vez jugó el papel de chismoso de la clase. Unas horas después se confirmaría que todo era producto de una broma, aparentemente de un “amigo” de Marcio. Supongo que a la familia de Marcio no le cayó muy en gracia, ya ni hablar de la “metida de pata” de La Nueva Radio Ya en Twitter, que aparentemente no sintió la necesidad de verificar el anuncio, algo que me parece es más común de lo que uno pensaría, tanto en Nicaragua como en otros países del mundo.

Y cómo no, ninguna novela mexicana estaría completa sin algún que otro villano, quizás tal vez un poco confundido. Y esta vez personificado por un hacker, también autoproclamado “justiciero”, que hackeó correo y Facebook del fotógrafo Jorge Mejía Peralta, y que antes de hacerlo dejó un anuncio diciendo que intervendría otras cuentas “sino moderan sus palabras, queremos la paz y no la guerra”, por más contradictorio que eso pueda sonar. Lo que no toma en cuenta el villano de esta historia es que en la Web, como en la vida real, cada quien puede escoger escuchar o no a una persona, debatir respetuosamente ideas contrapuestas o escoger taparse los oídos y repetir en voz alta “no te oigo, soy de palo, tengo orejas de pescado”. Y es que tanto en el mundo real como en el online, parecen haber personajes novelescos, como tú y como yo.

PD. ¿Y la buena, pobre y angelical? se preguntan. Dejen un mensaje con su sugerencia, y veremos cómo le hacemos para hablar de ellos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus