• Oct. 7, 2011, media noche

 

 

Hollywood últimamente produce películas que abordan el tema, entre ellas:

 ”Amigos con derecho” (‘No strings attached’ – Febrero 2011);

“Un día” (‘One day’ – Agosto 2011) y ahora

“Amigos con beneficos” (‘Friends with benefits’ -Septiembre 2011).

No ha terminado 2011 y tenemos tres películas que abordan la disyuntiva: ¿Amigos o amantes? Nos preguntamos entonces:  ¿Hombres y mujeres podemos ser amigos para siempre?.

A otro nivel de cuestionamiento también se puede apuntar: ¿Cual es el verdadero nivel de evolución de los sentimientos? ¿Será la amistad una etapa, superior o inferior, al amor de pareja? O ¿Será el amor un nivel de evolución superior a la amistad?

Sin mayor reflexión, cuando las conquistas amorosas son parte del juego de tu vida, banalizas en alguna medida el intercambio de pareja y terminas considerando que la amistad es una relación que presenta estabilidad y confianza. Al contrario,  cuando te entregas en una relación de pareja y te convertís en la novia de o el novio de,  pues la amistad pasa a segundo plano.

Y este tema no es extraño; porque todos lo conocemos muy bien. Sea porque estuvimos a punto de enrollarnos con un amigo, o nos enrollamos y paramos, o solo nos pasó por la mente, o finalmente terminamos emparejados. Pero quienes tienen la respuesta son los que han tomado la decisión de quedarse: sea como amigos, o sea como amantes. Ambos son quienes deciden cuál relación les conviene más.

Delicada posición es la que plantea Hollywood en sus películas, porque pareciera que, quedarse en medio de ambas etapas no resulta conveniente. El hecho de ser amigos  y amantes a la vez termina mal. Tarde o temprano, uno de los involucrados se enamora y el otro se culpabiliza de no amar. ¿Se pueden controlar los sentimientos todo el tiempo? o ¿Los sentimientos surgen imprevisibles e inconscientes en una relación de dos?

 

 

En general, las películas de Hollywood tratan de recordarnos que la relación sexual no es la punta suprema del intercambio. Hay otros espacios de intimidad que nutren sentimientos, y consolidan tarde o temprano una relación, por muy física que se plantee al inicio. Hablamos entonces de intimidad emocional: platicar de todo (lo bueno y lo malo), cantar juntos, ir al cine, ir a cenar, visitar familia, bailar en la disco, tomar traguitos juntos, etc.

Una cosa es ser conocidos y tener sexo. Otra cosa es ser amigos y tener sexo. Entre simples conocidos, que tienen poco de frecuentarse, pues como que posiblemente vale la pena intentarlo.  Aún así, no sabemos si se tendrán la capacidad de separar emociones y sexualidad. Pero cuando la relación de amistad lleva años de consolidada, es más pesado de manejar. Entran dudas de la parte de uno o del otro, y siempre estamos con temor de lastimar o de echar a perder la gran amistad. En éste caso, pienso que es mejor guardar la amistad.

En las películas “Amigos con derecho” (‘No strings attached’) y “Amigos con beneficio” (‘Friends with benefits’) los involucrados eran buenos conocidos. No tenían - a mi juico - una relación de profunda amistad. Llena de vivencias fraternas: paseos, fiestas, prolongados estudios juntos, miembros de un mismo club de juego o deporte, etc. En cambio, en “Un día” (‘One day’) se plantea diferente porque los protagonistas estudiaron la misma carrera universitaria y su amor surge luego de una amistad de 20 años.

 

Personalmente siempre creí en la amistad entre hombres y mujeres. Hasta que un día… bueno … ¡Si! Sucedió y luego una segunda vez. Palabra que esa vez fue la última. Y no llegamos a concretizar todo lo que ustedes se imaginan sexualmente; pero para lo que falto. Fue intenso y me gustó. En ningún caso quedamos emparejados. Con el primero seguimos de amigos, considerando el asunto como un divertido resbalón; pero el otro, se arrechó y me quito el habla. Y bueno… ¡Me cuentan! ¿Qué tal les ha ido? y a los (as), que todavía no han vivido eso ¡Suerte! Hay que llevársela al suave, para que nadie salga lloriqueando.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus