• Nov. 2, 2011, media noche

Usualmente al hacer una pregunta de vital importancia finjo la voz para dar un toque humorístico al asunto. Es un método de protección personal bastante tonto, pero incontrolable. Sin embargo, para el tema del que quisiera “hablar” en esta entrada, seré lo más serio posible.

Imagino que la mayoría tiene conocimiento del caso de la niña de 12 años embarazada producto de una violación, originaria de la comunidad indígena Walpasiksa, RAAN. La niña fue trasladada al Hospital Bertha Calderón en Managua, donde es atendida de manera especial al presentar múltiples complicaciones a causa del embarazo a tan temprana edad.

Del caso nos hemos dado cuenta por la cobertura de medios como El Nuevo Diario, que a partir del sábado ha dado seguimiento al caso, confirmado casi de inmediato por la Coordinadora de Comunicación y Ciudadanía del Gobierno, Rosario Murillo, quien dijo a un medio "nuestro deber es defender la vida".

En estos días me han rondado dos preguntas: ¿Los editores y periodistas de El Nuevo Diario se hubieran dado cuenta de este caso si la niña no hubiera sido trasladada a Managua, es decir, si siguiera en su comunidad? ¿Cuántos casos similares a éste han ocurrido desde la penalización del aborto terapéutico, sin nosotros darnos cuenta?

Más allá de estas preguntas, lo que las amistades y familiares parecen querer preguntar a veces es qué opinión tengo yo sobre el aborto terapéutico. Y les voy a responder de la forma más pública e independiente que conozco, por medio de este blog.

Primero y más importante: lo que yo piense no debería tener ninguna importancia. Nací con los órganos sexuales masculinos, por lo que fisiológicamente es imposible que quede embarazado, por lo cual nunca correré el riesgo de un embarazo con complicaciones médicas serias, como es el caso de esta niña. Esto me inhabilita de poder ponerme “en el lugar” de una niña o mujer afectada. Mi vida no está, ni estará nunca en riesgo.

Sin embargo, la mayoría de los que toman las decisiones en la Asamblea Nacional y la Corte Suprema de Justicia son hombres. Saquen cuentas.

Segundo: a mí la verdad nunca me ha gustado tomar decisiones que afecten a otras personas, es demasiada responsabilidad. Quizás por eso nunca he tenido intensiones de ser un líder político, comunitario, religioso, etc. Para mí, valorar y opinar sobre si una niña debería tener o no la opción de no correr ningún riesgo de muerte por un embarazo, me parece éticamente incorrecto, dado que esto podría o no significar la muerte de una niña o una mujer. No la mía, sino la de ella, y de muchas otras que están en la misma situación.

Quienes deberían tener potestad para hacer estas valoraciones son los padres de la niña (por ser sus guardianes), que en este caso aparentemente lo hicieron al pedir que su hija no corra riesgo de muerte o complicaciones de por vida. En este caso, el Estado de la República de Nicaragua ejerció su poder de imponer su valoración sobre la de sus ciudadanos, y ha sido quien ha decidido por la niña y por encima de la opinión de los padres.

Pensar que está bien imponer mi valoración u opinión en un caso como éste me parece arrogante, cuando menos. Sólo la idea de tener la capacidad de decidir un asunto tan serio como éste me revuelve el estomago, y no de buena manera.

Tercero: ¿Qué opinión tengo de una mujer que decide poner en peligro su vida para tener un bebé?. Como dije, mi opinión no debería importar, y si una mujer mayor de edad toma esa decisión, habrá que respetarla. Ídem.

En algún punto de la historia se creyó que la tierra era plana. Cuando alguien dijo que era redonda, y lo explicó, personalidades importantes de su época lo obligaron a rectificar. Muchos años después se llegó a la conclusión que sí, la tierra era redonda. Gracias a Dios aquellas personalidades rectificaron.

 

Aclaración: No se trata de no tener o dar mi opinión, como en efecto lo hice con esta entrada al blog. Sin embargo, creo que mi opinión no debería de importar, porque es imposible que pueda ponerme "en la piel" de la niña o mujer cuya vida está en peligro, cualquier cosa que diga pues será una arrogancia de hombre.

periodistaenpijama.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus