• Nov. 3, 2011, media noche

Hace unos días se presentó en el Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica, de la Universidad Centroamericana, Elecciones, reelecciones y conflictos en Nicaragua, el libro que nace de la investigación más reciente de Antonio Esgueva, investigador y docente de este instituto y de la universidad. Deseo compartir en esta columna algunos aspectos que considero relevantes.

Este libro es parte del esfuerzo del Instituto para promover y desarrollar la investigación histórica sobre el país y la región centroamericana. Se trata de una investigación que construye sus preguntas de trabajo e interroga su razón de ser a partir de la realidad de la que forma parte. Entre conocimiento y realidad se produce entonces un diálogo y retroalimentación constante.

Esto me hace recordar algunas de las reflexiones que hizo Xabier Gorostiaga cuando se preguntó cuál debía ser el carácter de la investigación desde y para Centroamérica. El enfatizaba dos aspectos para los que el libro de Antonio Esgueva es una excelente respuesta.

El primer aspecto tiene que ver con la estrecha relación entre investigación y universidad. La identidad del proyecto universitario depende de la investigación que se realiza. Sin investigación –afirmaba Gorostiaga-, no hay universidad. Considero que la vida académica de Antonio Esgueva encarna, en el sentido literal de la palabra, esta relación entre investigación y universidad.

El segundo aspecto que señaló Gorostiaga tiene que ver con el carácter de la investigación según la universidad y la sociedad en que esta se realiza. La importancia de una pregunta de investigación cambia según la sociedad en que se formule.  Gorostiaga apostaba por una investigación orientada a nuestras principales problemáticas, y especialmente aquellas que indagaban sobre lo que él llamaba “nuestra idiosincrasia”.

El libro de Esgueva responde a estas apuestas. Es fruto de un trabajo de largo aliento que tiene dos condiciones de posibilidad: la universidad como espacio de construcción y difusión del conocimiento. Y un instituto de investigación que brinda condiciones para la investigación y especialización del conocimiento histórico.

La historia de los procesos electorales constituye el campo de análisis a través del cual el autor se pregunta por aspectos clave de nuestras problemáticas actuales. De fondo hay una reflexión crítica sobre la formación del Estado, la democracia representativa y sobre el ejercicio de ciudadanías en la historia de nuestro país.

Estudié los trabajos sobre historia constitucional de Antonio cuando era estudiante de la carrera de derecho en la UCA, y debo decir que sus aportes fueron un gran apoyo bibliográfico para quienes estábamos interesados en indagar la realidad constitucional y los cambios políticos del país, y apostábamos por la necesidad de interpretar la historia reciente desde una perspectiva histórica. La obra de Antonio significa un gran paso no solo para el conocimiento de nuestra historia constitucional y electoral, sino también en el trabajo de recopilación y sistematización bibliográfica y documental que resulta tan importante en un país como Nicaragua, donde nuestro patrimonio documental como nación ha sido víctima, tanto de las inclemencias de la naturaleza, como de similares inclemencias del poder humano.

Este libro es sin duda un importante aporte de Antonio Esgueva y del Instituto para la sociedad nicaragüense. Al menos en lo personal, me invita a ver el proceso electoral de este año a la luz de una historia de elecciones, reelecciones, continuismos, y conflictos. ¿Una historia que se repite hoy? Júzguelo usted en su lectura.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus