• Nov. 22, 2011, media noche

Recientemente  y a partir de haberme involucrado en la formación, creación y funcionamiento de una estructura de nicaragüenses en el exterior por la democracia, valiéndonos de las redes sociales y a partir de haber leído comentarios hechos a una artículo que escribió Judith Flores, en la prensa, bajo el titulo; “Nicaragüenses en el exterior por la democracia desconocen elecciones”. Me puse a pensar si los nicaragüenses en general tenemos una idea de lo valioso y constructivo que es el trabajo de nosotros que vivimos en el exterior realizamos, para ayudar a Nicaragua, no solo en el ámbito político, sino también social y económico.

La lucha de Sandino, fue organizada en México, ahí consigue apoyo de diferentes personas, personalidades y amigos, también tuvo que crear una red de apoyo logístico en Honduras. Luego surgieron otros movimientos opositores al régimen somosista, en la que sus luchas estuvieron organizadas desde el exterior, nicaragüenses sin partidos, organizados en movimientos anti dictadura, nicas exiliados, en fin territorios como Costa Rica, Honduras, México, Cuba,  Estados Unidos, Europa, fueron santuarios que albergaban a todos estos nicaragüenses que deseaban una Nicaragua libre y democrática.

También los nicaragüenses en el exterior crearon en esta época los famosos comités de solidaridad.

En el año de 1979, cuando asume el gobierno de Nicaragua a través de las armas, el FSLN, los nicaragüenses que se fueron al exilio iniciaron una lucha desde el exterior, donde se organizaron como grupos de resistencia cívica y militar, para restablecer la democracia. Hablamos de Honduras, Guatemala, Costa Rica y Estados Unidos, América del sur, entre otros. Fue de suma importancia la organización en el exterior pues desde ahí se planificaban los ataques contra el gobierno sandinista, además  que todo el apoyo logístico, también era realizado desde el exterior. Muchos nicaragüenses que ya residían en el extranjero se integraron a esta lucha.

La influencia de todos estos nicaragüenses en el exterior, sobre sus familiares que vivían dentro del país, así como todo el trabajo de denuncia y cabildeo que realizaban con otros gobiernos para que apoyaran su lucha fue determinante para lograr sus propósitos sobre el gobierno que presidía Daniel Ortega, y forzar unos acuerdos de paz y una elecciones que dieron por terminada la guerra y forzaron la realización de elecciones en 1990.

Por otra parte son innumerables las organizaciones sin fines de lucro que residen en el exterior  y con su trabajo apoyan a comunidades, proyectos, hermanamientos de alcaldías, traen a Nicaragua especialistas médicos para atender poblaciones, ayudan a escuelas, se disponen a disposición cuando hay hechos de calamidades, envían conteiner con ayudas, etc, etc.

También los nicaragüenses en el exterior, contribuyen con sus remesas a la economía de Nicaragua. De acuerdo con el artículo escrito el 15 de febrero de 2011 en END/EFE, Las remesas que los nicaragüenses residentes en el exterior enviaron a sus familias en el país alcanzaron 822,8 millones de dólares en 2010, la cifra más alta de las últimas dos décadas, informó hoy el Banco Central de Nicaragua (BCN).

Agreguemos las inversiones que los nicaragüenses en el exterior como; construcción y reparaciones de viviendas, apertura de pequeños, medianos y grandes negocios, compras de propiedades para el cultivo, introducción de automóviles, inversión en la preparación académica de sus hijos, familiares y a veces hasta de amigos.

Entonces todos los esfuerzos de cada uno de los y las nicaragüenses que vivimos en el exterior, realizamos, son importantes, ya que contribuyen al desarrollo político, social y económico de la nación. Han sido determinantes  y lo seguirán siendo para apoyar los cambios de nuestra querida patria, es decir cualquiera que menosprecie nuestro sacrificio y entrega en pro de Nicaragua, no está informado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus