• Dic. 12, 2011, media noche

Esta sera la característica del segundo periodo de Ortega. Desde su primer mandato, Ortega nos impuso su voluntad en varias ocasiones, pasando por encima de la ley y los fundamentos democráticos por los cuales los nicaragüenses han luchado toda su historia. Sin embargo, ahora podrá imponer lo que quiera de una manera “legal”, ya que cuenta con los votos (de diputados ilegítimos) en la asamblea.

Fijémonos cuales son algunas de las cosas que nos han impuesto hasta el día de hoy:

Nuevo escudo de Nicaragua, ¡IMPUESTO!

Falso espíritu navideño todo el año, en las rotondas ¡IMPUESTO!

Resultados de las elecciones municipales, ¡IMPUESTO!

Alcaldes que no fueron electos, ¡IMPUESTO!

Magistrados del CSE, ¡IMPUESTO!

Magistrados de la CSJ, ¡IMPUESTO!

Jefatura de la Policía Nacional, ¡IMPUESTO!

Candidatura ilegal de Ortega, ¡IMPUESTO!

Boleta única en las elecciones, ¡IMPUESTO!

Resultados de las elecciones presidenciales, ¡IMPUESTO!

Mayoría absoluta en la asamblea nacional, ¡IMPUESTO!

¿Y cuándo se nos acabe la ayuda de Venezuela? ¡IMPUESTOS!

Y hablando de lo impuesto, aquí nos viene algo que no importa a qué partido pertenezcas, si sos un joven, se te impondrá un mega IMPUESTO! Me refiero a la reforma del INSS.

Como dijo Friedman, hay quienes piensan que se puede cobrar impuesto a un negocio sin que el consumidor, trabajador o individuo tengan que pagarlo. Es posible cobrar impuestos a un negocio sin costo? No, no hay negocio que pueda pagar impuesto, solo las personas pueden pagar impuesto. Solo los individuos. Puede un edificio pagar impuesto? O lo paga el empleado, o lo paga el consumidor. Sin embargo nos presentan esta reforma, como si nos estuvieran haciendo un favor, diciendo que el empleado va a asumir solo una parte del impuesto y lo demás lo pagará el empleador. Eso es absurdo, eso es contabilidad, no es economía, no es realidad. Lo que paga el empleador, es parte de sus  costos.

Si el empleador considera que vale la pena contratar a un empleado adicional, el tendrá que considerar como parte de sus costos, no solo lo que le va a pagar al empleado, sino también los impuestos adicionales que tendrá que pagar al gobierno. No hace ninguna diferencia al empleador si le paga al trabajador un salario más alto y el trabajador paga más impuestos, o si le paga al empleado un sueldo más bajo pero adicionalmente tiene que mandarle un cheque a la DGI. Lo que le importa a él es el número total de córdobas que le va a costar contratar a un nuevo trabajador. Así que el impuesto sobre el empleador, según nos dice la reforma del INSS, es pagado siempre por el empleado ay que hacer una distinción en quien escribe el cheque al gobierno, y a quien le cae el costo. Puede ser que un  financiero de una corporación escriba el cheque que va hacia la DGI, pero quien lo paga? El no lo paga.

Este financiero puede estar ganando un salario decente, pero ahí está él escribiendo un cheque a la DGI por un millón de córdobas.  De donde viene ese dinero? ese dinero viene de la utilidad de los productos o servicios ofrecidos por ese negocio.  Y ese millón de córdobas es un millón menos que se pudo haber usado para reducir precios, o para pagar dividendos, o para pagar salarios y servicios.

Esto no es una causa sandinista, liberal o conservadora, esto es involucrarse en el proceso democrático. Así como lo hicieron los jóvenes bachilleres inconforme con el bono prometido por el gobierno para su graduación. Si la juventud no le exige a la asamblea que no nos impongan este impuesto que nos va a perjudicar, entonces harán lo mismo en otro sector.

Si un político sabe hacer algo, es gastar el dinero de otras personas. Son muy buenos a eso y por alguna razón siempre piensan que es la solución de todo problema. Así se caracterizan los burócratas. Hay un problema? Resolvámoslo arrojándole más dinero. Sin embargo, se olvidan que fue el mal manejo que nos llevó a esa realidad desde un principio. En vez de hacer lo correcto que es pensar, estudiar, y reformar el INSS, nos quitaran más dinero para dárselo a una de las instituciones menos transparentes del país.

A como hemos aprendido, quedarnos callados en asuntos que nos perjudican es darle permiso a hacer lo que quieran. La ley ya no los limita, no hay límite para el hambre del poder.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus