• Abr. 21, 2008, 4:51 p.m.
“Si Internet es un Dios, Wikipedia es un santo y Facebook es un ángel”. Esas fueron las palabras de una amiga en los pasillos de la universidad mientras esperábamos el inicio de la clase. Recientemente, con tanta gente que ahora forma parte de la comunidad interactiva de Facebook, se me vino a la mente esa frase.

Y es que ahora cualquiera tiene Facebook y el sagrado Hi5 que nos acompañó por tantos años, ya ni siquiera existe en el listado de sitios visitados recientemente. Es más, el pobre ni aparecía en el altar cibernético de mi amiga. Aunque no la culpo, desde septiembre formó parte de esta red social y debo decir que pocas veces he actualizado mi Hi5.

Pero como podía competir la comunidad en la que todos chocábamos la mano y nos dábamos cinco una y otra vez comparado a Facebook que es más sobrio y a la vez mucho más divertido e interactivo. Una compañera de la redacción dijo una vez que le gustaba más el Facebook porque es más rápido para subir fotos, es más interactivo, se pueden responder los comentarios de fotos y todo él, es más rápido.

En otras conversaciones he escuchado a más de otro amigo decir que el ‘bendito’ Facebook le permitió encontrar a amigos del colegio y la universidad con quienes había perdido el contacto. De hecho a mi también me pasó, ahora sé como ha tratado el tiempo a muchas de mis compañeras de primaria o si la adolescencia no logró borrar el rostro infantil que tenían en las fotos de fin de año que tomabas el último día de clase.

Leí un comentario que citaba: “Facebook me ha permitido encontrar amigos con los cuales había perdido el contacto por culpa de la distancia y los años”. Todo esto es cierto, pero no es sólo eso lo que gusta tanto de la red social que traducida al español no es más que el “Libro de caras”. Todo es más fácil, más rápido y más interactivo.

Podés intercambiar opiniones, formar parte de los diferentes grupos y causas sociales. Además de la cercanía impersonal entre tus amigos y la facilidad y rapidez con la que podés comunicarte.

En cierta forma, una ventaja es la privacidad. La mayoría de los perfiles están restringidos a desconocidos o personas que no estén en tu lista de contactos, nadie podrá ver más que tu nombre y la foto de perfil.

Cuando se me presentó la oportunidad de hacer un artículo, pensé hablar sobre esta red, no sólo por el fenómeno social que implica este sitio, que originalmente fue creado para los estudiantes de Harvard y debe su nombre a la necesidad de conocer las nuevas caras de la Universidad. Sino también, porque ha librado a los ociosos del aburrimiento con sus aplicaciones, miles de tests de personalidad y juegos. De los cuales todos los usuarios hemos sido víctima en más de una ocasión.

Otra ventaja que tiene es el poder de convocatoria. Con esto del Teletón, un chavalo decidió postear en los eventos de la cadena de Nicaragua su idea de hacer una fiesta para recaudar fondos. Ya tenía el local, pero faltaba gente que se encargara de la logística de la fiesta. Y fue así como en pocas horas se pusieron de acuerdo las más de treinta personas que organizan el evento.

Puede que estas redes sociales, no cambien el mundo, pero al menos sirven para encontrar viejos y nuevos amigos. Hacer un recorrido por la historia y cubrirse de nostalgias en la búsqueda de los amigos perdidos por el tiempo. Disfrutar de los abrazos y contar qué ha hecho de sus vidas el tiempo sólo con crear tu perfil y buscar amigos con sólo escribir el nombre un amigo y dar clic en el botón de búsqueda.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus