• Abr. 30, 2008, 4:41 p.m.
A los diputados de oposición de la honorable Asamblea Nacional: Su irresponsabilidad e ineptitud nos está costando el futuro del país. Ustedes firmaron un cheque en blanco al aprobar el acuerdo petrolero que el gobierno del presidente Daniel Ortega le arrebató a Dionisio Marenco, y que por supuesto manipuló --y sigue manipulando--, a imagen y semejanza. Lo peor de todo es que hasta ahora ustedes no han hecho nada para remediar la abominación política que se gestó en sus narices, es decir, el endeudamiento estatal que nos han recargado con la falacia de que la importación de petróleo a través de Petronic resolvería la hecatombe energética, pero que en cambio, no ha servido sino para llenar las arcas del FSLN.  (Y si algún funcionario de gobierno asegura que esto no es así, que muestre públicamente ante la opinión pública cómo se está cancelando la factura petrolera, que diga el nombre de las personas que se quedan con el dinero de la reventa del combustible aquí en Nicaragua. Que los muestre, allí están los medios de comunicación, la Contraloría…) Ya todos lo sabemos pero quizá hace falta recordar, que este negocio oculto bajo un discurso caudillista, seguramente pasará a la historia como el “batazo” sandinista más grande en la historia de esta pobre Nicaragua, después de la “piñata” de los noventa, por supuesto. Ustedes los diputados de la oposición muy bien sabían de las consecuencias económicas que tenía para el Estado este acuerdo energético maquillado con el ALBA. Todo el tiempo supieron que se trataba de endeudamiento público, desde el mismo momento en que los firmantes eran dos jefes de ¡ESTADO!: Daniel Ortega y Hugo Chávez.

Por más de un año, el tema lo han tratado de mantener en agenda los medios de comunicación, en especial los medios escritos. Eventualmente, el tema de Petronic, Albanisa, y recientemente Alba Caruna se han posicionado muy bien en las primeras planas, abarcando titulares de ocho columnas que un fuerte porcentaje de la población lee, y que se dan cuenta de lo que está pasando, a pesar de que el gobierno ha hecho de todo para ocultarlo. Recuerden la credibilidad que tienen los medios, y sobre todo en temas de corrupción. Pero ustedes, señores diputados de oposición --salvo algunas notables excepciones--, parecieran que viven en otro país, o que éste no les interesa, que es peor, porque no hacen nada. Medio responden algo --obligados--, cuando los periodistas los abordan pero hasta allí. Y lo más grave es que a todas luces hay un presupuesto paralelo, aparentemente controlado por Francisco López que es el tesorero del FSLN y presidente de Petronic (alarmante coincidencia, cuando además se trata del mismo funcionario que no responde a los periodistas cuando lo llamamos a su teléfono celular o a su oficina, a pesar de que es un FUNCIONARIO PÚBLICO). Un presupuesto paralelo puesto en evidencia por el mismo presidente en sus discursos cuando ataca a quienes piden cuentas claras, que somos todos. O sea, todos los ciudadanos, menos ustedes, diputados de la oposición.

La iniciativa del contralor Lino Hernández de auditar las cuentas de Petronic --que no es nada nuevo--, ya fue aprobada por mayoría del Consejo del ente fiscalizador. Entiendo que existe un compromiso moral de parte de algunos de ustedes, diputados de la oposición, por secundar este proyecto. Y espero, sólo espero, que no nos llevemos una decepción más, es decir, que no se dejen ganar esta importantísima partida para el Estado nicaragüense. Ustedes conforman el primer poder el Estado, el que posee más facultades para regir este país. Es una pena que no se hayan dado cuenta de lo que son capaces de hacer, apegados a la ley, claro está. Quizá en alguna medida hayan podido evitar la deuda pública que todos ya estamos pagando. Cuando digo “todos” me refiero al resto de nicaragüenses que no ocupamos curules, en otras palabras, los que pagamos impuestos. Me pregunto si reaccionarían con la misma pasividad, si este acuerdo petrolero suscrito con el gobierno del presidente Chávez, implicara quitarles a ustedes un tercio de sus salarios. O una cuarta parte. O un centavo. ¿Verdad que no?

Una vez más: por favor, hagan algo. Sean responsables. Tengan conciencia. Demuestren que les interesa el país. Y si a algunos de ustedes les causa gracia todo esto, pues lo siento, yo he escrito esto pensando en que todavía existe la vergüenza.

Este último párrafo es para el resto de ciudadanos que no son diputados, y que de casualidad se toparon con este artículo: no perdamos de vista lo que está ocurriendo con el arreglo petrolero, son millonadas de dinero las que se manejan ahí. Y simplemente hagámonos estas preguntas: ¿Por qué tenemos que pagar un córdoba más cada semana por cada litro de gasolina y de diesel? ¿A quiénes les estamos haciendo el negocio?
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus