• Mayo 5, 2008, 5:17 p.m.
Estamos invadidos por la publicidad estatal y electoral del partido gobernante. Vemos como nuestros parques, plazas, postes, bulevares y otros lugares más se han convertido en sitios propicios para recordarnos que estamos en la era de la “Paz y Reconciliación”, tendencia marcada por el exuberante rosa fucsia y las frases que exhortan a integrar los CPC (Consejos del Poder Ciudadano) y sus acciones, así como las diversas organizaciones afines a la presidencia y al “Pueblo Presidente”.

Hay una frase específica que ha llamado mi atención en estos últimos días (creo que es la más reciente que ha salido) y la he visto por todos lados, mejor dicho, desde el Mercado Oriental hasta la Avenida Universitaria.  La cita expresa “Aquí manda el pueblo”. Y creo que tiene mucho sentido.

Talvez no “mandemos”como tal, porque el mensaje es claro y preciso, e implica una serie de responsabilidades y funciones. Pero sí, lo hemos hecho y muy bien.

Como nicaragüenses hemos sufrido un sinnúmero de acontecimientos y problemáticas, principalmente políticas y sociales. Nicaragua ha sido testigo de golpes de estado, guerras civiles, insurrecciones, injerencismo de todos lados, dictaduras de diferentes índoles, pactos, violación de los derechos humanos, irrespeto a la libertad de prensa, corrupción… Incluso la misma pobreza, como consecuencia de éstas.

Por todo esto, considero que hemos sido artífices de nuestra historia: Somos responsables de los diferentes procesos que han marcado a nuestra tierra, porque sufrimos los cambios y las consecuencias. También porque los protagonizamos, pienso yo, sin importar el tiempo, las distancias y los contextos.  Hemos obtenido lo que queremos. También existieron muchos que han muerto por diversas causas (tal es el caso de Pedro Joaquín Chamorro Cardenal); porque luchamos por ello. Incluso nos hemos enfrentado a poderosos enemigos… mejor dicho, somos los que producimos los cambios,  y allí es donde manda el pueblo.

Una vez escuché a un anciano comentar que “Todo lo que nos ha ocurrido es porque nuestro pueblo es débil y nos dejamos `montar` a los opresores”.  Al contrario, reflexiono que todo lo que hemos logrado es porque la voluntad de la población es la que se hace al final, y el deseo de paz y libertad, por el cual hemos peleado desde antes de nuestra independencia, pese a verse tan opacado, es el que sobresale e invita a no descansar y a cuidar nuestro bien más preciado: nuestro país.

Lo más importante es que el futuro de Nicaragua, aunque incierto, sea bueno y lleno de oportunidades para todos. Esa sería nuestra misión. Una tarea encomendada a los que somos mayoría en este país, los jóvenes. Tenemos mucho porque vivir y dar gracias. Poseemos una bella nación, que ha sufrido y nos necesita. Es preciso demostrar que aquí realmente manda el pueblo, no con imposiciones ni partidismo, sino como nicaragüenses.

La tarea no es fácil… tenemos que hacer mucho…hay que tener los ojos abiertos…

¡Aquí manda el pueblo!

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus