•  |
  •  |
  • END

La Reserva de Biosfera Bosawas, pulmón de América y patrimonio de la humanidad, está severamente amenazada por la invasión de colonos provenientes de distintos puntos aledaños a la misma, quienes la han destruido casi en un 60 por ciento, según lo denunciaron ayer el ambientalista Kamilo Lara y los dirigentes regionales de la comunidad Mayangna Sauni Bas.

Con la denuncia que interpusieron en los últimos días del año pasado el diputado Agustín Jarquín y Kamilo Lara, sólo mencionaron una mínima parte de la destrucción en la reserva de biosfera más grande de la región.

“Sólo estamos tocando un 15 por ciento de toda la Reserva de Bosawás. De los 19 mil 896 kilómetros cuadrados que la componen, de esa cifra, 11 mil corresponden al área de amortiguamiento, de la que ya ni hablamos porque, sencillamente, se la comieron. Y ahora defendemos la preservación de lo que queda en la comunidad Mayangna Sauni Bas”, anunció Kamilo Lara, Presidente del Foro Nacional de Reciclaje.

También dijo que con la denuncia hecha en diciembre han conseguido mover la opinión pública a nivel nacional, se ha logrado a través de la Secretaría Técnica de Bosawás, del Marena, juntar a la Fiscalía, a la Procuraduría Ambiental, a la Policía, al Ejército y al Inafor, las cuales están involucradas en las diferentes denuncias interpuestas.

“No sólo nuestro territorio está amenazado, también en la comunidad Mayangna Sauni Arunga los colonos están causando estos mismos problemas, hasta pueden ser mayores que en Mayangna Sauni Bas, pero ellos estarán imponiendo su respectiva denuncia de los daños ocasionados en su territorio posteriormente”, señaló Netan Mordy Taylor, técnico del gobierno territorial Mayangna Sauni Bas.

Mordy agregó que en Sikilta --comarca de Mayangna Sauni Bas-- un 30 por ciento de su territorio está destruido. “Nosotros tenemos normas ecológicas y las aplicamos con rigor. Hay zonas específicas para cada actividad, está para el uso de la agricultura y otros trabajos domésticos, sólo se pueden despalar dos manzanas por familia cada año, y en monte alto, las áreas que pueden usarse sin límites son los guamiles o restrojos”.

Invasores arrasan

Recordó que ellos cumplen con sus normas, pero hay invasores que han llegado a posesionarse en cualquier lado sin respetar nada de los lineamientos establecidos por los nativos.

“Llevamos treinta años de lucha para que el gobierno central nos reconozca como legítimos dueños de las tierras donde vivimos, y ahora los mestizos sólo han llegado a destruir y a contaminar nuestro medio ambiente. Nos preocupa que hayan contaminado la mayor fuente hídrica que abastece a todo el municipio de Siuna, la cual se está secando, a raíz de su invasión”, denunció por su parte Macario Dior, Vicepresidente del Gobierno Territorio Indígena Mayangna Sauni Bas.

Después de la acusación, los miembros de Mayangna Sauni Bas han recibido amenazas de muerte, presuntamente de los seguidores del candidato al Consejo Regional, Justiniano Treminio, ex combatiente de la Resistencia Nicaragüense, a quien también señalan de “sanguinario”.

Tanto los dirigentes regionales como el resto de habitantes indígenas se sienten indefensos, pues las autoridades policiales no vigilan la zona con patrullajes permanentes, porque están a unos 30 kilómetros de distancia.

Hasta el momento son 30 personas las acusadas, y comparecerán ante los juzgados en los próximos días para responder a los señalamientos que hace Mayangna Sauni Bas, a través de su asesoría legal.

En diciembre pasado, el diputado Agustín Jarquín y Kamilo Lara denunciaron la tala rasa que amenaza Bosawás, y las distintas actividades ilícitas que se practican en la zona, como el cultivo de marihuana. Ahora, las últimas investigaciones han revelado también el tráfico de ganado robado y la instauración inminente de redes narcotraficantes en las áreas protegidas.