•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Su rostro indicaba que todo estaba bajo control, sin embargo era todo lo contrario. Leonardo “Chimy” Morales subió ayer a la báscula y marcó 140 libras, 5 por encima de la categoría en la que está pactado su enfrentamiento contra el mexicano Alejandro “Teco” Quiñones esta noche en el evento UFC Fight Night 68, en Nueva Orleans, Luisiana, EE.UU.

Posteriormente, el azteca se pesó y marcó 135 libras, dando una muestra de la gran preparación que obtuvo para este enfrentamiento con el peleador nicaragüense, quien tuvo que realizar ejercicios para bajar al menos cuatro libras, solamente pudo lograr 3, pesando 137 libras en su segundo intento.

No se entiende el exceso de Morales cuando se suponía que tuvo una preparación excelente de cara al combate. Su entrenador Alex Amador y el mismo peleador habían asegurado que el peso no sería un problema, a pesar de que el nica tenía más de un año sin pelear en esa categoría.

Hay que recordar que “Chimy” fue subcampeón del reality ultimate Figther Latinoamérica, que se realizó en México, donde combatió en 145 libras, un peso en el que lució fuerte y veloz con sus manos y piernas. Tras saber que pelearía en 135, Morales aseguró que eso le convenía porque en ese peso podía ser más flexible y sólido con su pegada, pero la irresponsabilidad tocó su puerta y este permitió que entrara previo al combate.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus