elnuevodiario.com.ni
  •   España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La celebración de la quinta Copa de Europa por parte de la plantilla del Barcelona sobre el césped del Estadio Olímpico de Berlín tuvo dos grandes protagonistas: el capitán Xavi Hernández, que deja el club tras diecisiete temporadas, y el entrenador, Luis Enrique Martínez, que ha conquistado el triplete en su primer año en el banquillo azulgrana.

Xavi, que levantó su vigésimo quinto título ayer, fue llevado en hombros por sus compañeros, con el balón de la final, que se quedó a la conclusión del partido, debajo de la camiseta, en un claro guiño a su pareja, Núria, que está embarazada de su primer hijo.

Luis Enrique también tuvo esa noche un reconocimiento especial y fue manteado por sus jugadores. En una imagen que recordó a la que sucedió hace seis temporadas cuando el equipo logró su primera triple corona con Pep Guardiola.

Xavi, Lucho y, por su puesto, Messi fueron los nombres más coreados por cerca de los 20,000 seguidores culés que ocuparon el gol sur del estadio y que enloquecieron con los festejos.

Piqué, como hiciera hace una semana en la final de la Copa del Rey ante el Athletic Club, se llevaba la red de una de las porterías, mientras jugaba con su hijo Milan. Y la plantilla, que lucía una camiseta conmemorativa del triplete para la ocasión, saltaba al ritmo del “bote, bote, bote, madridista el que no bote” que iba coreando la grada.

La euforia desatada de los jugadores hasta hizo que varios de ellos se saltaran el cordón de seguridad para poder acercarse a la grada y ofrecer la Copa de Europa, algo que los hinchas culés agradecieron, pero que dificultó el trabajo de los empleados del estadio y de los fotógrafos.

Sonó de nuevo el ‘We are de Champions’ y una vez más el himno del Barsa para cerrar la fiesta en el gol sur, mientras el resto del estadio, especialmente el gol norte donde se ubicaban los seguidores de la Juve, ya hacía rato que estaba prácticamente vacío.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus