•   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Barcelona entró ayer en la historia al levantar, en el Estadio Olímpico de Berlín, su quinta Copa de Europa, tras derrotar al Juventus italiano (1-3) y convertirse en el primer club que conquista, por segunda vez, el trébol de grandes títulos.

Lo hizo en una sufrida final que parecía tener controlada, que se le complicó en la segunda mitad y que resolvió, una vez más, gracias al talento de su tridente atacante, formado por Messi, Neymar y Luis Suárez, que acaban la temporada con 122 goles.

Salió la Juve con todo, a presionar al Barça hasta la línea de fondo. Tres minutos de agobio del conjunto azulgrana, en los que un par de errores de Mascherano en la salida del balón sembraron la zozobra en la zaga catalana y permitieron que Tévez tuviese la primera ocasión del partido con un disparo desde la frontal que se le marchó alto.

APARECIÓ LA PULGA

El acoso para el Barcelona duró lo que Messi tardó en agarrar su primer balón y ejecutar un cambio de juego milimétrico sobre la llegada de Jordi Alba. El lateral azulgrana controló en carrera, combinó con Neymar y este con Iniesta, para que el manchego regalase el gol a Rakitic, que remató de primeras sobre la salida de Buffon.

A los cuatro minutos, el Barça ya mandaba en el marcador. Y empezó a hacerlo también en el partido con una autoridad insultante. Neymar pudo hacer el segundo poco después, pero su disparo salió rozando la escuadra. Y un centro del brasileño pegó en la mano de Lichststeiner, pero el turco Çakir decidió que era una acción involuntaria y no señaló penalti.

Alves, antes del cuarto de hora, también pudo dejar prácticamente sentenciada la final, pero su remate esta vez se encontró con un paradón colosal de Buffon, el primero de varios que el veterano guardameta transalpino haría esa tarde.

Con Pirlo desactivado y Vidal sobrexcitado --se las tuvo con Iniesta, Busquets, Neymar y Alves en apenas veinte minutos, en los que el árbitro le perdonó la expulsión-- la Juve cogió aire en cuanto apareció Pogba.

POGBA LO INTENTÓ

El francés se echó el equipo a la espalda y el conjunto de Allegri inquietó al Barcelona en un par de llegadas por banda izquierda y en un tiro desviado de Morata, tras un error en la salida del balón de Ter Stegen.

Pero si el Juventus se acercaba con cierto peligro a la portería defendida por el meta alemán era más por errores del rival que por méritos propios. Y, en cuanto el Barça recuperó el ritmo, volvió aplicarse en la presión y robó de nuevo arriba, llegaron dos ocasiones claras de Luis Suárez justo antes de llegar al descanso.

El Barcelona estaba perdonando y Messi decidió pasar a la acción. Una doble pared de la “Pulga” con Ney y Suárez acabó con un tiro del argentino que se marchó fuera por poco.

Pero la Juve empataría en la siguiente jugada. Tévez, desactivado durante la primera mitad por un enorme Piqué, cazó un balón servido por Lichststeiner para fusilar a Ter Stegen, que rechazó el esférico hacia donde estaba Morata. El exmadridista no perdonó.

Quedaban 35 minutos por disputarse y sorprendentemente había vuelto la igualdad en el marcador. El Barça acusó el mazazo anímico y pareció partirse en dos, ante la exuberancia física de su rival, que a estas alturas del choque se había adueñado del centro del campo.

Tévez y Pogba lo probaron de lejos. El Juventus ya se atrevía con todo. La magia de Iniesta salió entonces al rescate. Y de nuevo Messi, siempre Messi, que agarró un balón en la medular para ejecutar al conjunto turinés a la contra.

El crack de Rosario se marcó un eslalon estratosférico y lo culminó con un disparo cruzado que despejó Buffon. Esta vez, Luis Suárez no tuvo piedad del portero italiano en el rechace e hizo subir el 1-2 en el marcador, en el minuto 68 de partido.

La final podría haber quedado sentenciada dos minutos después, pero el árbitro anuló un gol a Neymar por tocar el balón con la mano en su remate de cabeza.

A partir de ahí, sufrió el Barcelona, porque le empezó a quemar el balón. Los disparos de Marchisio y Tévez encontraron respuesta en un seguro Ter Stegen y Neymar, siete minutos después de que se cumpliera el tiempo añadido, sentenciaba la final de nuevo en una contra.

5 liga de Campeones de Europa tiene el Barcelona en sus vitrinas.

122 goles redondeó el tridente ofensivo culé que integran Messi, Suárez y Neymar Jr.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus