•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El coloso del futbol se vistió de azul y blanco, una ola de más de 10,000 personas vestidas con los colores patrios, alzando las banderas y sonando los pitos de forma incesante, inundó las graderías del Estadio Nacional de Futbol para apoyar a la Selección, esa que despierta ilusiones pero que también saca lágrimas cuando llega el fracaso.

Hora y media antes de iniciar el partido se empezó a respirar un ambiente de partido de eliminatoria mundialista. En un país donde el beisbol es el deporte rey, ver tanta pasión por un deporte como el futbol resulta anecdótico, pues no es común ver tantos aficionados haciendo largas filas para comprar un boleto.

Una fiesta

Anoche se vivió una fiesta, aún mayor de la que se celebró hace pocos meses cuando Nicaragua goleó a Anguila con score de 5-0. Este domingo no hubo muchos goles, las gargantas solamente se afinaron una vez para gritar el golazo de Carlos Chavarría en la primera mitad.

Sin embargo, independientemente de los pocos goles el ánimo nunca sucumbió,  la algarabía se hizo sentir, los corazones palpitaron sin pararse, la pasión se desbordó con el grito: ¡Nicaragua, Nicaragua!, mientras las banderas azul y blanco llenaron de esplendor un estadio maltratado por los directivos de la Federación Nicaragüense de Futbol (Fenifut), quienes se han preocupado por descuidarlo, pero que a pesar de todo se ha convertido en un santuario de feligreses nicas que anoche intentaron convertirse en un jugador más contra una Surinam, que se retiró del estadio con un gol en contra pero vivo en la eliminatoria.

11 mil personas aproximadamente se congregaron en el Estadio Nacional de Futbol.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus