•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Selección de Futbol de Nicaragua dio un paso importante en el partido de ida de la segunda fase de Eliminatorias Mundialistas rumbo a Rusia 2018. Con su victoria sobre Surinam 1-0, quedó al borde de clasificar a tercera etapa, algo que jamás ha conseguido y pese a la mínima ventaja que logró el domingo en el Estadio Nacional de Futbol, parece posible que salte al próximo peldaño.

Contra Surinam, fue un partido que dejó en evidencia la filosofía del estratega Henry Duarte, acostumbrado a tener el balón, circularlo por las bandas y ejercer presión en la salida de su rival. Las individualidades de Juan Barrera son punto y aparte, la Azul y Blanco depende mucho de las propuestas del jugador del Real Estelí.

La tropa pinolera exhibió cualidades destacables, verticalidad, velocidad, fuerza, reacción e ideas para ejercer peligro. Sin embargo, fue carente de recursos, poco aprovecharon las libertades que le dio Surinam en el mediocampo e intentaron pocas veces disparar de media distancia. La selección surinamés dependió de las intervenciones acertadas de su guardameta Obrendo Huiswoud y de la buena marca de Jurmen Vallei a Barrera, neutralizándolo en varias ocasiones, aunque evidentemente sufrió demasiado desgaste. Además de eso, no tuvo mayores recursos para imponer su estilo, pero el onceno nicaragüense careció de creatividad para aumentar la ventaja que le dio Chavarría.

Necesitan mejorar

Este fue el tercer triunfo de Nicaragua en Eliminatorias Mundialistas, pues nunca antes había ganado tres partidos seguidos en estas citas y desde la llegada del técnico Duarte al banquillo de la selección se ha visto una evolución, mínima, pero sustancial. 

El estratega costarricense destacó la labor de sus pupilos ante Surinam y el esfuerzo que han hecho para mantener el ritmo triunfante; no obstante, está consciente de que necesitan empujar con más fuerza para aspirar a mayores objetivos.

“Lo más importante es que sacamos el triunfo. Hubiese querido que los muchachos marcaran más goles, pero una victoria por más de tres goles hubiese sido un marcador escandaloso para Surinam. No hay que menospreciar al rival, ellos dieron lo suyo”, manifestó el técnico Duarte.

“Los surinameses son jugadores de buen perfil. Agresivos y con condiciones físicas destacables. Ciertamente nos cometieron muchas faltas, pero nosotros pecamos al fallar unas tres claras ocasiones de gol. Lógicamente los muchachos se están adaptando a un ritmo más intenso y a medida que se adapten iremos mejorando”, señaló el costarricense.

Enfocado en la visita

Para el partido de vuelta el próximo 16 de junio, Duarte desea ejecutar un plan enfocado en amarrar el resultado logrado en casa y sentenciar la eliminatoria como visitante. Para ello, trabajará en los aspectos técnicos-tácticos y la psicología de sus jugadores, considerando que el equipo de Surinam aprovechará el apoyo de sus fanáticos y las condiciones de su cancha.

“Hay varios aspectos que pueden marcar diferencia en un juego. La localía muchas veces pesa, no digo que no podemos ganar como visitante, pero lógicamente incide. La presión que ejerce el público es sustancial y trataremos de evitar distracciones. Pero algo importante es saber hacer daño de visita”, declaró el estratega de la Azul y Blanco.

Duarte destacó el aporte de Barrera, a quien describe como un “jugador virtuoso, entregado y que busca hacer diferencia”, pero cree que lo determinante es “la comunión del equipo y el trabajo adecuado línea por línea”. A partir de esta tarde (4:00), el estratega se reunirá con los 23 convocados en la Escuela de Talentos Negro Julio, en Diriamba, para comenzar la planificación del juego de vuelta. 

16 de junio visitará Nicaragua a Surinam para el partido de vuelta de la segunda ronda de Eliminatorias Mundialistas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus