•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Alguien espera una Copa América tan insospechada como la de hace cuatro años con el derrumbe de Brasil y el local Argentina en tandas de penales, la proyección impresionante de Venezuela hasta semifinales, el crecimiento de Paraguay entre las sombras llegando a disputar la final sin ganar juego en tiempo regular, y el oscurecimiento de Messi? No, no lo creo. Igual que hace cuatro años, eso sería una insensatez, y el 2011 quedó atrás.

La Copa América número 43 se realizó en Argentina, y como era natural, el equipo local, dirigido por Sergio Batista, armado con Messi, Milito, Agüero, Tévez, Higuaín, Di María, Mascherano, Pastore, Banega, Zanetti, Heinze, Samuel y Zabaleta, saltaba fácilmente a la vista como gran favorito por encima del Brasil de Neymar, Robinho, Pato, Fred, Kaká, Hulk, Elano, Lucio, Thiago Silva, David Luiz, Alves, Marcelo y Julio César. 

SOLO UNA INCÓGNITA

Y estaba Uruguay, ganador de 14 Copas, interesado en agregar la 15 con el manejo de Oscar Tabárez y el aporte de Forlán, reciente mejor jugador de la Copa Mundial en Sudáfrica, Suárez, Cavani, Abreu, Godín, Lugano, Muslera, Cáceres, Fuscile y Pereira. Al levantarse el telón del torneo, la única incógnita era ¿quién el cuarto semifinalista junto con los tres cabezas de grupo?

¿Cómo fue posible que Venezuela, Perú y Paraguay se encontraran en esas semifinales buscando los boletos para la final junto con Uruguay? De pronto, el futbol suramericano había girado bruscamente hacia lo sorprendente. Para llegar a semifinales, Venezuela tuvo que vencer en la fase previa a Paraguay borrando una desventaja de 3-1 en los cuatro minutos de reposición con goles milagrosos de “Miku” y de Perozo, forzando el 3-3 y empatando el liderato del Grupo B con Brasil. Créanlo, el futuro finalista Paraguay escapó a la eliminación como uno de los dos mejor tercer lugar.

LA CAÍDA DE LOS COLOSOS

En cuartos de final, después de terminar 1-1 con Uruguay producto de los goles de Diego Pérez y de Higuaín, el equipo argentino cayó 5-4 en los penales al fallar Tévez; por la misma vía, dejando atrás un equilibrio 0-0, Brasil fue eliminado por Paraguay al no poder acertar desde los doce pasos cuatro tiradores: Elano, Thiago, Santos y Fred. En cambio, marcaron Estigarribia y Riveros. No quedaba nada por discutir. Los dos colosos estaban fuera de combate.

Sin Colombia, el mejor equipo de la fase de grupos, sin Argentina y su galería de superastros, sin los cracks y el atractivo de Brasil, con Chile liquidado por la agigantada Venezuela, la Copa se vio quebrada. El primer pensamiento fue que la recta final se jugaría entre escombros y que el interés desaparecería, pero se comprobó que una etapa de definiciones no se evapora. 

Y AL FINAL, URUGUAY

Sin ganar juego, avanzando con solo empates, Paraguay derrotó a Venezuela en definición por penales 5-3 después de un 0-0, mientras Uruguay, con dos estocadas de Luis Suárez, doblegaba a Perú instalándose como finalista. Nunca antes en la historia de este evento, un equipo había caminado tan largo sin ganar juego en tiempo regular como lo hizo el Paraguay de Martino, con el respaldo del arquero Justo Villar.

La inspiración de Venezuela se agotó y cayó estrepitosamente frente a Perú 4-1 en la batalla habitualmente depresiva por el tercer lugar, y Uruguay conquistó su título número 15 saltando sobre Paraguay 3-0 con par de goles de Forlán y uno del imparable Suárez. Sin huellas de Messi, sin recuerdos de Brasil, cayó el telón de esa Copa América del 2011 realizada en Argentina.  

15 títulos de Copa América ha ganado Uruguay, selección que intentará sumar una más en su vitrina.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus