•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Erasmo Ramírez probablemente viva su mejor momento desde que subió a Grandes Ligas hace 3 años. Después de la experiencia poco grata en los Marineros de Seattle, encontró una oportunidad en los Rays de Tampa Bay, equipo que sacó al nica del fango de la decepción, restaurándole la confianza y convirtiéndolo en un pitcher con más madurez y solvencia en el montículo.

A pesar del inicio poco alentador que tuvo con Tampa, Ramírez no perdió las esperanzas, aunque acepta que sintió miedo de ser bajado a Triple A, lo que significaría tener que remar nuevamente contra la corriente, una situación que el nica ha vivido en constantes ocasiones y que no quiere repetir aunque a veces sea necesario.

“Tuve miedo de que me bajaran a Triple A, pero si lo hacían entendería su decisión porque sé que no comencé bien en la temporada”, confiesa el rivense, quien aseguró que la confianza del manager Kevin Cash y el cuerpo técnico ha sido sustancial en su restauración. “Solo quiero demostrarles que puedo ayudar al equipo”, agrega el pistolero.

Recuperado

No ha pasado mucho tiempo para que Erasmo retribuyera la oportunidad que Tampa le dio cuando Seattle no creyó en el nica. Ramírez logró establecerse en la rotación de abridores, el miércoles logró su quinta victoria de la temporada tras vencer a los Angelinos de los Ángeles y solamente tiene 2 reveses.

Lo destacable es que el nica ha cosechado tres triunfos de forma consecutiva, ante los Orioles de Baltimore, Marineros de Seattle, y los Angelinos, recorriendo 17.1 innings en los que solamente permite 3 carreras, propina 15 ponches y luce una elegante efectividad de 1.56. Sin duda, son números que hacen pensar que Erasmo ha recuperado la consistencia, esa con la que no tuvo problemas cuando lanzó en Venezuela, pero que al regresar a Las Mayores decaía por su fragilidad emocional.

“Estoy luchando por ser constantemente agresivo”, dice Erasmo, quien puede presumir de un buen balance de ganados y perdidos, pero que todavía tiene como cuenta pendiente mejorar su efectividad, que fue distorsionada en el inicio de temporada, pero que ha ido mejorando cuando sus actuaciones son destacadas. Ramírez está feliz y mantener la sonrisa es una lucha día a día, construyendo un ladrillo a la vez su establecimiento como un pitcher confiable en las Grandes Ligas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus