•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tres partidos en cinco días es una gran exigencia para todos, sobre todo para quién carga sobre sus espaldas con una montaña de responsabilidades, como es el caso de LeBron James. Ah, ustedes creían que era un “robot” y que consecuentemente no se cansaría. Pues no. Antes de fallar todos sus intentos en un catastrófico último cuarto dominado por los Warriors 27-12, agrandando desproporcionadamente una diferencia de seis puntos 76-70 construida en los tres primeros cuartos, LeBron estaba en movimiento, pero resoplando como una locomotora pidiendo ayuda para llegar a la próxima estación.

Esa ayuda, no lo suficientemente grande como la que le hubieran proporcionado Kevin Love y Kyre Irving, estuvo llegando por parte de Tomofey Mozgov con 28 puntos y 10 rebotes. Bienvenido aporte y gracias, pero no hubo más con Dellavedova recortado drásticamente en su esfuerzo y Smith nuevamente pasando inadvertido, como un agente secreto ciego y desarmado, apenas con 4 puntos en 28 minutos, un desperdicio visto desde cualquier butaca.

El desgaste en el tapete

Claro que con la serie 2-2, LeBron cansado y el banco vacío, los Cavaliers están en serios problemas frente a la vitalidad de Curry, el bombardeo de Klay Thompson y el acoso que pueden aplicar Iguodala y Green. Con otros tres juegos pendientes en cinco días en caso de extenderse la intriga al máximo de siete juegos, el desgaste salta al tapete como el gran enemigo de LeBron, por encima de la versatilidad de los Warriors. David Blatt el técnico de Cleveland, tendrá que manejar sus rotaciones como un ajedrecista moviendo piezas en el tablero, para poder seguir sacando máximo provecho de James.

El “talón de Blatt” ha sido los cierres de juego. Los Cavaliers, se han visto necesitados de combustible, cediendo terreno peligrosamente.  Se apunta que la falta de verdadero apoyo desde el banco, preocupa a Blatt quien solo utilizó 15 minutos en los cuatro primeros juegos a Mike Miller y se ha olvidado de Shawn Marion, quien ha estado apenas 25 minutos en la cancha en la postemporada. La distribución de esfuerzos alrededor de James, se ha convertido en un dolor de cabeza para Blatt, sin soluciones en las puertas del quinto duelo.

El factor tiro largo

La recuperación de su efectividad en los triples por parte de los tiradores de Golden State, encabezados por Curry, contribuyó a establecer una clara diferencia el jueves. El disparo largo, arma conocida de los Warriors, ha vuelto a ser un factor desequilibrante. En la cuarta batalla, mientras los Cavaliers eran reducidos a solo 4 aciertos en tiros de tres, los Warriors consiguieron 12, la mayoría en momentos importantes evitando acercamientos.

Como es natural, no solo LeBron está cansado aunque su esfuerzo ha sido mayor. Matthew Dellavedova también tenía sus piernas muy cansadas. Terry Pluto, columnista de Cleveland, informa que pasó la noche del martes en el hospital después de sufrir calambres en las piernas y  deshidratación. Así que el jueves, no tuvo el mismo nivel de energía. Jugando con el corazón, sus tiros se quedaban cortos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus