•   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Chile y México alcanzaron un empate 3-3 en una dramática y épica batalla en la que intercambiaron un intenso fuego por aire y tierra en el grupo A de la Copa América, que aún no tiene clasificados a cuartos de final.

Los goles para Chile los marcaron el volante Arturo Vidal a los 22 y 55 (de penal) y el delantero Eduardo Vargas a los 42. Los mexicanos anotaron mediante el ariete Matías Vuoso (21 y 66) y Raúl Jiménez (29), en el partido jugado anoche en Santiago.

Chile y México protagonizaron una verdadera batalla de campo y aire, donde ambos cuadros nunca bajaron los brazos para buscar el gol, que primero llegaron mediante la artillería aérea de cada uno, pero que luego bajaron la lucha hasta las trincheras para sellar una dramática igualdad. Con este resultado, Chile suma cuatro unidades, al igual que Bolivia, mientras que México llega a dos puntos, y Ecuador cierra el grupo sin puntuación.

Batalla aérea

Los “aztecas” iniciaron el fuego aéreo tras un centro desde la izquierda y un pivoteo de la derecha del arco chileno y que finalmente recibió el argentino-mexicano Matías Vuoso, para marcar de cabeza el primero del partido.

El sorpresivo tanto no amilanó a “La Roja” que seguidamente logró un córner que en el medio del área de la “Tri” conectó de cabeza el fundamental Arturo Vidal, anotando el empate ante la euforia de la hinchada local.

El segundo de México puso en claro que Miguel Herrera sabía que el juego aéreo era el lado flaco de Chile, pero además le quitó la salida por el costado derecho de Mauricio Isla, quien no pudo realizar sus acostumbrados desbordes, ganándole el DT azteca la guerra de planteamientos a Jorge Sampaoli.

Pero la defensa mexicana tampoco estaba para saltos, y nuevamente un centro desde la derecha de su patio permitió a Eduardo Vargas saltar solo y marcar el empate.

Batalla terrestre

Sampaoli respondió con sapiencia en el segundo tiempo. Le armó un rombo en el mediocampo a los mexicanos y les quitó el balón y bajó la batalla aérea hasta las trincheras mexicanas.

El vértigo de Chile fue tal que la marca mexicana se hizo lenta, y en un balón cruzado el comandante Vidal fue derribado cuando ya estaba a punto de asestar un golpe al corazón rival y logró un penal.

El propio “Rey Arturo” se hizo cargo del fusilamiento, y puso arriba a Chile sobre México que extrañó a su “Káiser” Rafael Márquez.

Pero del otro lado, el “espía” Buozo se metió en medio de las líneas chilenas, que de manera infantil se dejó ganar la espalda, y ante la salida del portero Bravo, la tocó suave para anotar el empate.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus