•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Selección Nacional de Futbol logró ayer un avance histórico en fase de Eliminatorias Mundialistas, tras superar por 3-1 a su similar de Surinam y colarse a la tercera ronda Rumbo a Rusia 2018.

El atacante Raúl Leguías, a los 26 minutos, el defensor Manuel “Meño” Rosas al minuto 50 y la joven promesa del balompié pinolero Carlos Chavarría, en el tiempo agregado (90+3’), fueron los encargados de romper las redes y sentenciar la victoria de la Azul y Blanco, que comenzó perdiendo desde el arranque del desafío.

Fer Roxey, a los 2 minutos, abrió la pizarra a favor de los locales, aprovechando una jugada de contragolpe y un resbalón de Josué Quijano, por el pésimo estado de la cancha, y batió a Justo Lorente, igualando parcialmente la eliminatoria (1-1), por el gol que logró Nicaragua en la ida.

Comenzó la fiesta  

Lo que en su momento era una hipótesis difícil de digerir, hoy es realidad, el balompié nicaragüense está de fiesta y se lo debe, sobre todo, al esfuerzo de un equipo que creyó en sus capacidades, pero que también supo implementar la filosofía del estratega Henry Duarte y supo definir las oportunidades que tuvieron.

Quién mejor que Raúl Leguías para dar fe. El atacante panameño-nicaragüense, que recientemente extendió su vínculo con el Walter Ferretti, agrandó su racha goleadora vistiendo la casaca nacional.

Con el marcador en contra, el “Pana-nica” entró al área de Surinam, se paró firme y silencioso como una fiera acechando a su presa y tras el centro de Juan Barrera desde la izquierda, saltó y cabeceó el balón para hacerlo reposar en el fondo de las redes.

Fue el quinto gol de Leguías en estas instancias y el tercero en las actuales eliminatorias. Los otros dos se los marcó a Dominica en la primera etapa de cara al Mundial de Brasil 2014.

Aporte norteño

Tras el descanso, Nicaragua comenzó como terminó el primer tiempo, yendo hacia adelante, exigiendo a la defensa al máximo y llegando con claridad a marco contrario. En ese ejercicio, Carlos Chavarría, el jugador del Real Estelí, acarreó el balón en el borde del área grande y recibió una falta del central Gregory Pokie.

Rosas se paró detrás del balón, dio dos pasos hacia atrás y sacó un disparo con potencia y colocación, colgando el esférico en el ángulo de la portería que defendía el arquero Huiswoud Obrendo, que se quedó como estatua viendo el recorrido del balón y sin la mínima opción de intervenir.

A pesar de estar arriba 2-1, los nicaragüenses no dejaron de insistir y tocar la puerta de Surinam, pero fue Chavarría quien puso la cereza en el pastel al 90+3, lapidario para Surinam y revitalizante para la moral de sus compañeros, que dejaron el alma en cada corrida.

Lo que viene

Tras asegurar la clasificación a tercera ronda, el combinado pinolero se trasladará de Surinam a Trinidad y Tobago, para realizar un par de partidos de fogueos y se prevé que regresen a Nicaragua el 22 de junio.

Diez selecciones clasifican a la tercera ronda de la Concacaf, a las que se les unirán Jamaica y Haití, para conformar seis llaves eliminatorias a visita recíproca entre agosto y septiembre próximo. El siguiente rival de Nicaragua se conocerá durante un sorteo que anunciará Concacaf para definir las llaves.

Las seis selecciones que superen la tercera ronda se unirán a Costa Rica, Estados Unidos, Honduras, México, Panamá y Trinidad y Tobago, para formar tres grupos con cuatro selecciones cada uno, de donde saldrán tres cupos directos al Mundial y un cupo de repechaje.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus