•   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El seleccionador brasileño, Carlos Caetano Bledorn Verri 'Dunga' comienza hoy a buscar alternativas para la ausencia de Neymar en los próximos partidos de la Copa América, pero este no es el único problema que deberá solventar en el equipo.

La sanción a Neymar por la acumulación de amarillas y su expulsión ante Colombia presenta un panorama complicado para Brasil, que no podrá contar con su figura en el decisivo partido contra Venezuela y en unos hipotéticos cuartos de final.

Neymar fue el único jugador que brilló en el debut de la Canarinha en la Copa América, salvando los tres puntos sobre la campana ante Perú, y este miércoles nadie estuvo a la altura en una noche apagada de su delantero frente a Colombia.

La falta de alternativas y de juego de Brasil preocupan especialmente si se tiene en cuenta la deriva que tuvo Brasil en el Mundial de 2014 tras la lesión de su astro: las consabidas goleadas por 7-1 contra Alemania y 3-0 ante Holanda en el partido por el tercer y cuarto puesto.

Después del Mundial, ya con Dunga al mando, Brasil sólo ha jugado un partido sin Neymar, el amistoso que ganó a México por 2-0 en vísperas de la Copa América.

En ese amistoso, Philippe Coutinho fue el sustituto de Neymar y estuvo a la altura de las expectativas e hizo un gol de bella factura, aunque luego no ha hecho mucho ruido en los minutos que ha tenido desde entonces.

El extremo del Liverpool, de 23 años, es el reemplazo más natural para el '10' de Brasil puesto que, salvando las distancias con Neymar, no hay otro jugador en la plantilla de Brasil con su habilidad y rapidez para esa posición.

Al margen de sustituir a Neymar, Dunga dispone de tres días para intentar hacer funcionar a un equipo que, por lo que ha mostrado hasta ahora, tiene ingentes dificultades en mover la pelota con fluidez y criterio en el centro del campo.

Es conocido que Dunga está lejos de ser un amante del "jogo bonito", pero ha dado muestras de no estar contento con el trío de centrocampistas formado por Fernandinho, Elías y Fred, por sus problemas para funcionar como una correa de transmisión entre la defensa y el ataque.

Willian, por debajo de su nivel en el Mundial, también ha aportado poca profundidad por la banda derecha y ha sido sustituido en los dos partidos.

Las mejores ocasiones de Brasil en los dos partidos de la competición o han dependido de las genialidades de Neymar o han partido de los centros de Daniel Alves, en las escasas ocasiones en las que el lateral recorrió la banda derecha.

Desde el inicio de la Copa América, Dunga ha recordado varias veces las cinco bajas que ha sufrido el equipo por las lesiones, entre ellas las del media punta Oscar, del Chelsea, quien estaría llamado a mover el engranaje del juego de la selección.

Las alternativas que Dunga tiene son limitadas: cuenta en la reserva con un centrocampista de contención como Casemiro y con otro más ofensivo, Everton Ribeiro, pero ninguno de ellos tiene las dotes de pasador, de distribuidor de juego que necesitaría para controlar los tiempos y organizar los ataques con inteligencia.

Otro capítulo aparte es el puesto de delantero centro, una posición en la que Brasil sigue prácticamente huérfano desde que Ronaldo se retiró de la selección en 2006.

Diego Tardelli decepcionó en el primer partido y en el segundo fue sustituido por Roberto Firmino, pero el atacante del Hoffenheim mandó a las nubes un remate a puerta vacía que podría haber cambiado el resultado contra Colombia.

El único hombre de ataque que aún no ha tenido minutos es Robinho, quien, a pesar de que a sus 31 años carece de velocidad para desbordar con las bicicletas por las que se hizo famoso, podría ser una opción ante Venezuela.

El delantero del Santos es precisamente el último jugador brasileño que terminó como máximo goleador en una Copa América, con un balance de seis goles anotados en la edición de Venezuela en 2007.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus