•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Muchas historias de superación esconden de fondo sacrificios enormes, en casi todos los casos el protagonista ha tenido que lidiar con algún obstáculo en específico, para alcanzar un objetivo particular.

Es el caso de la nadadora nicaragüense Dalia Torres, una joven capitalina que destaca por su capacidad en la piscina y que gracias a su talento  llega antes que el resto a la meta, se ha convertido en un referente para otros atletas de su disciplina.

Conocida como la “Sirena nica”, Dalia no solo destaca en su faceta como deportista, también lo hace como contadora en una empresa de energías renovables y sobresalió en su etapa de estudiante.

“Todo implica sacrificio, siempre he estado consciente de que en algún momento voy a tener que dejar de hacer algo, pero ahí mi familia ha sido un pilar enorme, mi madre y el resto me dicen que si a mí me gusta hacer lo que hago que no lo abandone. Tengo una rutina muy agitada, hago ejercicios, me traslado al trabajo y entreno por las noches, todo vale la pena”, manifestó Torres.

Dos clasificados

El próximo 11 de julio, la nadadora plusmarquista viajará a Canadá para participar en los Juegos Panamericanos de Toronto. Dalia y Miguel Ángel Mena son los únicos nadadores nicaragüenses que clasificaron a las justas panamericanas e intentarán dejar en alto la bandera azul y blanco.

“Siempre es un honor y orgullo participar en torneos internacionales, esta vez un evento del ciclo olímpico, siempre ha sido mi meta pasar por cada uno de ellos, lamentablemente el año pasado no pude. Esta vez, ir a los Panamericanos representa mi recuperación y regresar teniendo la duda de que no podía volver al ciento por ciento y gracias a Dios aquí estoy y todo está bien”, aseveró Dalia, quien en septiembre del año pasado sufrió un accidente automovilístico que la alejó de las piscinas durante tres meses.

Espíritu de superación

Aunque es un episodio del que habla sin dar muchos detalles, Torres ambientó que fue difícil lidiar con una lesión que sufrió producto del accidente. Sin embargo, se aferró a su espíritu de superación y regresó enfocada en romper sus propias marcas con unos 15 récords nacionales, objetivos que en término de seis meses ha cumplido.

“Tuve que hacer bastante entrenamiento físico, después del accidente tenía que fortalecerme de alguna forma mientras no pudiera estar en el agua. Comencé a nadar en enero de este año y todo ha sido una mancuerna entre natación y ejercicio físico”, dijo la “Sirena”, quien de lunes a viernes entrena en el Club Terraza.

“Lo complicado fue a nivel interno, siempre te preguntas cómo poder mejorar y superar algo que crees que no podés volver a hacer, es un reto interno. Yo me dije, puedo regresar pero no sé si a mi ciento por ciento, pero el apoyo de mi familia fue sustancial y de las marcas que me apoyan que se fijaron en mí y me incluyeron en sus campañas sin saber qué iba a pasar conmigo”, comentó.

Aunque los Panamericanos están a la vuelta de la esquina, Dalia está cumpliendo sus deberes laborales y de atleta, repartiendo su tiempo de tal forma que le permita desarrollarse a cabalidad en sus diferentes facetas. Ella, junto con Mena, su entrenador Freddy Torres y el directivo José Miguel Asencio, partirán a Canadá el 11 de julio, dos días antes de sumergirse a las aguas en busca de una presea.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus