•  |
  •  |

El lanzador nicaragüense Erasmo Ramírez parecía encaminado a su séptimo triunfo de la campaña en las Grandes Ligas, victoria que tomaba forma con un 4-0 a la altura del cuarto episodio contra los Indios de Cleveland.  

Sin embargo, una molestia aparentemente en el músculo aductor de la pierna derecha (en la entrepierna), secuela de una jugada del primer episodio, en la que intentó pisar la primera base asistido por Nick Franklin para retirar a Michael Brantley, le impidió culminar su labor.
Inició bien el pinolero, haciendo fallar con par de elevados al jardín izquierdo a sus dos primeros rivales y sacó el tercero en la desafortunada jugada, que a la postre propició su salida.

Pero fue valiente y arriesgado, continuó las siguientes entradas exhibiendo un recital de picheos sólidos y con la brújula certera. La ofensiva abrió el encuentro desplegando poder, Evan Longoria disparó un jonrón por el jardín izquierdo con dos a bordo y le daba relativa calma al pinolero para que hiciera su trabajo.

Ramírez retiró el segundo episodio de forma perfecta, mientras sus compañeros aumentaban el score 4-0 con carrera anotada de Kevin Kiermaier. Salió en el tercero sin dar muestras de dolor y Mike Avilés le pegó su primer imparable de la noche, un sencillo al terreno izquierdo.

En seguida ponchó a Michael Bourn y para su fortuna, Giovanny Urshela bateó a manos del parador en corto Asdrúbal Cabrera, este asistió al segunda base Forsythe, quien completó la doble matanza lanzando a la inicial.

La pesadilla de Erasmo llegó en el cuarto inning, siendo víctima de un dolor que lo obligó a pedir asistencia. Se nubló la tarde y dejó una cantidad de interrogantes en el ambiente, antes había permitido un imparable de Jason Kipnis.  

¡En qué momento!
Explotó en la ejecución de su lanzamiento soltando una pelota de 90 millas y de inmediato resintió con un dolor que se reflejó en su rostro, como si hubiese hecho un sorbo de limón con sal.

Las malas noticias llegan en el mejor momento de su carrera en Las Mayores. Anoche, resumió tres episodios de dos imparables, tres ponches y quedó con 4.23 de efectividad. Al cierre de esta edición no había un informe oficial de la organización de Tampa Bay, que ganó el desafío 4-1 y permanece como líder de la División Este de la Liga Americana.    

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus