•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con una maleta cargada de ilusiones y con la esperanza de que pronto verá a sus seres queridos, el capitán de la selección nicaragüense de futbol, Juan Barrera, partió hacia Austria para reportarse a su nuevo club, el SC Rheindorf Altach, con el que jugará la siguiente temporada.
El exjugador del Real Estelí llegó al Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino el mediodía de ayer y fue despedido por decenas de fanáticos. Media hora después de su llegada, asomaron su esposa Gladis Quinto y su hijo Juan Carlos Barrera para despedirlo, aunque no pasará mucho tiempo para que puedan estar juntos.

Barrera confirmó que su retoño y su esposa viajarán a Austria el próximo mes, para acompañarlo en su travesía por el balompié de ese país, donde pretende, además de establecerse con su familia, ganarse la confianza de su entrenador y sus compañeros y establecerse como titular.

“Estoy muy agradecido con todos. Pienso que vamos subiendo de nivel, estamos en un buen momento en el futbol local y espero que siga así. Ojalá que no solo se vayan a despedir de mí, que detrás vengan muchos más jugadores, que vayan a emigrar a otro país”, manifestó Barrera.

Asimismo, dijo: “La verdad voy con mucho afán, mucha alegría de poder hacer bien las cosas. La verdad no solo me representó a mí, sino a otros jugadores, y quiero hacer las cosas bien para abrirles las puertas a otros jugadores. Tengo que acoplarme, eso es muy importante, esperemos que lo antes posible. Mi sueño es ir a jugar la Europa League”.  

Objetivos claros
Sobre sus objetivos a corto y largo plazo, Barrera confesó que espera “establecerse” y dejar claro que su contratación no fue casualidad. “Quiero ser un referente, que sirva de trampolín para jugar en otra liga más importante. Tengo que mejorar tácticamente, en Europa son muy tácticos y reitero que tengo que acoplarme”, declaró el capitán de la Azul y Blanco.

El jugador multifuncional aprovechó para referirse a la selección nacional y dejó claro que por ningún motivo, salvo un suceso extraordinario, dejaría de reportarse al grupo que dirige el estratega Henry Duarte, de cara a la siguiente fase de eliminatorias mundialistas.

“Todo está con normalidad, cuando ya esté definido el rival de Nicaragua para la siguiente etapa voy a reportarme. Todos los equipos están obligados en soltar a los jugadores para que participen con sus selecciones. Es un derecho FIFA y vendremos con toda disposición”, refirió el ‘Iluminado’.

“Espero que los muchachos sigan igual, el grupo se ha comportado a la altura. Creo que estamos a capacidad de muchas selecciones del área y esperemos que sigamos así y no bajemos la guardia”, declaró el creativo jugador, quien le dio un nueve a Nicaragua en escala del uno al diez, sobre el nivel que han logrado con Duarte.

Una espina
Barrera confesó que se lleva la “espinita” de no haber clasificado con el Real Estelí a la Liga de Campeones de la Concacaf, cupo que capturó su archirrival Walter Ferretti, pero dijo que se conformaría esta vez con que su exequipo gane el torneo de Clausura, el cual disputará contra los Caciques del Diriangén y que se impongan en una hipotética finalísima contra los ‘Rojinegros’.

“Teníamos un equipo estructurado para lograr el cupo a ‘Concachampions’, lastimosamente no logramos ese objetivo, pero queda un gran grupo para defender el título nacional. Lo primero es tratar de ganar la final y luego hacer lo propio para ganar el título nacional”, manifestó el futbolista de 25 años, quien escuchó en voces de sus fanáticos un vítor: “Que te vaya bien, que te vaya bien, que te vaya bien Barrera. Sos un campeón, sos un campeón, sos un campeón”.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus