•  |
  •  |

Estamos atravesando por una Copa América de pasado inesperado, presente imprevisible y futuro nublado. Tanto como la última versión en el 2011 cuando Argentina y Brasil fueron “decapitados” y tres semifinalistas (Perú, Paraguay y Venezuela) no fueron incluidos en los cálculos previos. En esta nueva versión, lo intrigante zigzaguea frente a nuestras narices como burlándose siniestramente de las consideraciones que se soportan en la lógica de los antecedentes, los nombres y el significado que se puede tener en el momento de realización del evento.
¿Quién favorito? En un torneo de futbol masticado, esa pregunta no tiene respuesta. No después de ver a Paraguay disputarle a Uruguay la final hace cuatro años a Uruguay. No cuando la mejor exhibición de futbol imaginativo la ofreció Argentina solo durante el primer tiempo contra Paraguay para después desaparecer. No cuando cuesta trabajo fijar al astro más visible del torneo después de la fase de grupos. No cuando Neymar se roba el show y después se refugia entre telarañas de una actuación precipitada, confusa y de final turbulenta. No cuando Colombia con James borroso, no encuentra la brillantez que mostró hace un año en el Mundial de Brasil.

MUCHAS SOMBRAS
Messi, el mejor de cada uno de los dos primeros juegos de Argentina, se mostró poco en la tercera batalla, con brillo de DiMaría, previamente oculto, en tanto Pastore, de ciertos momentos sublimes, no puede redondear una actuación completa, y Cavani parece condenado a la intrascendencia en el ataque uruguayo diezmado por la pérdida irreparable de Suárez y el retiro de la Selección de Forlan. Incluso Alexis Sánchez, el ídolo local, siempre hambriento en el área, no ha podido ser sobresaliente, aunque junto con Valdivia y Vidal ha ofrecido esfuerzos de resultados productivos.

Bolivia, un equipo goleado 5-0 que empató gimiendo con México 0-0, sorprende clasificando como segundo lugar del Grupo A por su victoria de final angustioso sobre Ecuador 3-2; Uruguay, un equipo 15 veces ganador de la Copa, avanza venciendo 1-0 a Jamaica y empatando 1-1 con Paraguay; Colombia, equipo depositario de tantas expectativas, tuvo que esperar hasta el último instante del duelo Brasil-Venezuela, para evitar la cuchilla de la eliminación; y Brasil, amputado con la pérdida de Neymar, gestor de la victoria por 2-1 sobre Perú, había sido dado por muerto antes de ser agilizado por Willian.

PROBABLES SEMIFINALISTAS
Chile, con su tridente (Alexis-Valdivia-Vidal) salta al tapete como favorito para superar a Uruguay en el primer duelo de cuartos de final. El equipo que marcó 10 goles en sus tres juegos de la fase de grupos, cuenta con la ofensiva más ruidosa efectiva frente a esa defensa que encabeza el General Godín y que espera adelante, el acompañamiento que Cavani necesita para provocar alarma y no lo ha encontrado; el juego peruano, sin ser seductor, con el aporte de Carlos Zambrano atrás, Paolo Guerrero, el veterano Pizarro, Lobatón y Cueva, ha sido mas convincente que el de Bolivia, abrazada muchas veces a lo casual. Así que, a simple vista, Chile podría encontrarse con Perú en semifinales.
Argentina, siempre incierta pese a su galería de estrellas encabezadas por Messi, contando con el ímpetu destructivo del “Kun” Agüero y una defensa muy funcional en esta Copa, se ve ligeramente favorito sobre una ensombrecida Colombia que necesita urgentemente del brillo de James, la dinámica de Cuadrado y la recuperación de olfato de Falcao, quien posiblemente sea desplazado de la titularidad; en tanto Brasil, después de lo que mostró en entendimiento y profundidad contra Venezuela sin depender de Neymar, se encuentra un pie delante de Paraguay. Esto conduce a un choque Argentina-Brasil en semifinales.

Hasta hoy, todos los cálculos se han tambaleado. Ya veremos si ha llegado el momento en que dejen de hacerlo.

  • 15 TÍTULOS de Copa América suma Uruguay en su historia, mientras que Chile apenas trata de ganar su primer título en estos torneos.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus