•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La catarata de marcas personales del estadounidense Justin Gatlin, quien corre más que nunca a sus 33 años, y la acumulación de malas noticias para el jamaiquino Usain Bolt, actualmente en el puesto 54 del ranking mundial de 100 metros, han sumido en la confusión al sector de la velocidad mundial.

Una lesión en la pierna izquierda ha obligado al ser humano más rápido del planeta (9.58 en 100, 19.19 en 200) a renunciar a las reuniones de París y Lausana y a visitar nuevamente la consulta del médico alemán Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt en Múnich.

El galeno confirmó que Bolt tiene “la articulación sacroilíaca bloqueada, lo que restringe sus movimientos y crea una presión en la rodilla y el tobillo”, según el parte. Su mánager, el británico Ricky Simms, asegura que el bólido jamaiquino volverá a entrenar la próxima semana, pero en el mundo atlético ya se cruzan apuestas sobre si el astro se habrá recuperado lo bastante para enfrentarse con garantías a un Gatlin que no deja de asombrar a los aficionados.

El estadio pequinés El Nido, precisamente el escenario de la gran explosión de Bolt en los Juegos Olímpicos del 2008, acogerá la final mundialista de pronóstico más incierto en el último decenio.

Bolt, hundido en el puesto 54 del ranking mundial del año con una marca de 10.12 (Río, 19 abril) que para sí quisieran muchos velocistas pero irrelevante para él, se enfrentará en Pekín, si es que llega en condiciones físicas, al reto más complicado de su carrera desde que se erigió en la máxima estrella del atletismo.

En el pasado se ha visto en situaciones similares, aunque no tan abajo en la lista, y siempre supo estar a punto en el momento justo, en los campeonatos.

Hace dos años una sombra de duda viajó con Bolt a los Mundiales de Moscú. Dos meses antes, en la Golden Gala de Roma, fue derrotado por Gatlin. Fue por una sola centésima, pero el norteamericano pudo presumir de ser el primero que batía al jamaiquino en un año. Sin embargo, nadie le inquietó en la final.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus