•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El debut de Lionel Messi en una Copa del Mundo contra Serbia en el 2006, lo recordará por siempre. El técnico argentino Pekerman, lo envió a la trinchera en el minuto 75, y en el 87, serpenteando, lo que sería su “marca de fábrica”, había hecho llegar el balón a las redes. Ocurrió hace nueve años, Messi tenía solo 19 y estaba comenzando a construir lo que ha sido una historia de ribetes espectaculares, que nos aproxima a la incredulidad.

No se pensó que Messi, además de convertirse en un fabricante de magia como lo fue Maradona, algo que se consideró viable, llegara a ser un goleador tan productivo, capaz de vivir distraído tumbando marcas en diferentes eventos, siendo visible incluso en la Selección de Argentina, instalándose en el segundo lugar detrás de Gabriel Batistuta en una relación 46-56, pero con una frecuencia inferior al todavía líder.

SOLO UN GOL, DE PENAL

El único gol de Messi en esta Copa América 2015 es cobrando un penal, pero, igual que Maradona en el Mundial de 1990, su incidencia en lo general ha sido mayúscula dejando certificado de eso juego tras juego. En aquel Mundial que vio debutar a Argentina perdiendo 1-0 con Camerún después de haberse coronado en 1986 en México, cuando Diego iluminó el planeta, el astro gaucho no marcó gol en los siete juegos, limitándose a uno en tanda de penales, fallando también otro, sin embargo, el pase magistral a Caniggia permitió vencer a Brasil y abrirse paso hasta la final con las atajadas de Goycochea. 

Messi ha sido calificado como el mejor en tres de los cinco juegos realizados por Argentina en esta Copa Continental, agregando esa soberbia exhibición frente al batallador y rocoso equipo de Paraguay, en el duelo que aseguró el boleto para la final del sábado contra Chile, en busca de un título que el equipo gaucho no ha conseguido a lo largo de los últimos 22 años, y que le permitiría empatar con Uruguay con un total de 15 coronaciones.

LE URGE ESTE TÍTULO

El mejor jugador del mundo no ha podido materializar una media docena de posibilidades claras de marcar en esta Copa, pero en cambio, como factor desequilibrante, garantía de conexiones y fabricante de espacios, ha resultado altamente eficiente para los intereses de esta Argentina que luce cada vez mejor, y que quizás, reserve para la final, como en Brasil ante Alemania, su mejor demostración, aunque con un desenlace diferente.    

Messi, ganador de un título Olímpico con Argentina, algo que Brasil nunca ha obtenido, busca casi con desesperación el banderín de esta Copa América, distinción que no aparece en las hojas de vida de Pelé y Maradona. Para eso, necesita seguir brillando como hasta ahora, en la batalla crucial con el crecido equipo chileno este sábado. Hasta hoy, Argentina ha sido favorito en cada uno de los cinco juegos, y pese a la condición de local de Chile y esa agresividad que lo hace ver temible, podría volverlo a ser por el estupendo entendimiento que están mostrando Pastore, DiMaría, Agüero y Messi, con el gran soporte que ofrece esa sólida defensa con dos laterales de fuertes proyecciones, y sobre todo, por la presencia de Mascherano.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus