•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El día soñado de Cheslor Cuthbert se postergó. Ayer en Kansas, la lluvia incesante se robó el protagonismo, el fuerte aguacero que después se convirtió en una peligrosa amenaza de tornado, detuvo el ansiado debut del nicaragüense en Grandes Ligas contra los Rays de Tampa Bay en el Kauffman Stadium.

Todo estaba preparado, Cheslor se enfundó el uniforme de Kansas City con el número 19 en su espalda. Horas antes del partido se dio cuenta que sería titular en la tercera base y octavo en el orden ofensivo, el nica por primera vez se sintió Grandes Ligas, pero será hasta hoy a partir de las 11:00 a.m., que el muchacho de 22 años, originario de Corn Island, haga su debut oficial en el primer desafío de la doble programación que sostendrán los Reales contra los Rays. Infografía END

Seguramente los compañeros de Cheslor sintieron que era un partido más suspendido, pero probablemente el nica vivió ayer un día distinto. Tampoco fue el fin del mundo para Cheslor por no debutar, aunque puede ser que anoche pasó imaginado como pudo haber sido su actuación si no hubiera llovido o si esta mañana podrá conectar cuadrangular cuando tome su primer turno al bate en Las Mayores.

La noticia
Los últimos dos días han sido intensos para Cheslor. El domingo pasado recibió la noticia de que subiría a Grandes Ligas, su corazón se hinchó de emoción, tomó el teléfono y llamó a su familia en Nicaragua para comunicarles que luego de casi 6 años en las Ligas Menores, había cumplido su más grande ilusión.

Pero Cheslor no solamente habló con sus familiares. El joven no olvidó a dos personas importantes que aparecieron en su camino siendo piezas fundamentales para su llegada a los Reales de Kansas City, su maestro Wilfredo Blanco y Juan López, scout de los Reales en Nicaragua.

El artillero se tomó el tiempo para comunicarse con Blanco y López. Blanco conoce a Cheslor desde que tenía 14 años, en aquel entonces el jovencito ni se imaginaba que podría llegar a Grandes Ligas, pero a Wilfredo le llamó la atención y no tardó mucho tiempo en desarrollarle y pulirle el talento. A los 16 años en el 2009, Cuthbert firmó por 1.5 millones de dólares, empezando su trayecto hacia lo sublime que significa alcanzar la cima tras varios años de lágrimas y sacrificio.

Contentos
“Recibimos la noticia de lo más feliz, era por lo que estábamos trabajando para que Cheslor suba. Me llamó y me dijo que lo habían subido y que debutaría”, comentó Blanco, considerado por muchos el mejor formador de peloteros en Nicaragua actualmente. Y es que este cazador de talentos tiene una visión de halcón para escoger prospectos de calidad.

“Siempre que hay que esperar, a él lo subieron ahorita por el problema de Mike Moustakas, puede ser que lo bajen o lo dejen, eso es bien difícil saberlo”, comentó Blanco, muy contento por el sueño cumplido de su pupilo, pero a la vez prudente con lo que podría pasar en el futuro inmediato.

“Creí que en 5 años-después de la firma- estaría en Grandes Ligas y eso sucedió, este es su sexto año. El tiene el talento y esperamos que se desarrolle y esté un buen rato en Grandes Ligas. El tiene todas las herramientas -técnicas- cuando yo lo agarré era un niño, después se fue formando poco a poco y fue mostrando esas herramientas, pero a esa edad es bien difícil, uno los entrena para que aprendan y desarrollen sus habilidades”, agregó Blanco.

Por su parte, López confiesa que imaginaba el día en el que Cheslor al fin recibiera el llamado a Las Mayores.  “Cheslor me llamó y me sentí contento. Siempre estaba con la expectativa de cuando daría el salto a Grandes Ligas. Vi a Cheslor en Guatemala, él era un niño hace muchos años, todavía no mostraba nada. Pero cuando Wilfredo lo comenzó a entrenar allí empezó a captar interés por su desarrollo. Lo corpulento de su cuerpo llamó la atención, se veía muy fuerte”, afirmó.

Por ahora, nos resta esperar el debut de Cuthbert esta mañana. El joven que quería ser un gran pelotero como Alex Rodríguez, y admiraba a Hanley Ramírez por sus joyas defensivas en las paradas cortas, pisará el césped del Kauffman Stadium con la ilusión del jovencito de 16 años que firmó el contrato profesional de su vida y que hoy cumplirá su primer sueño, buscando ahora prolongarlo por muchos años.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus