•   1042  |
  •  |
  •  |

El púgil nicaragüense Dixon Flores (11-2-2-3 KO), que enfrentará el próximo 15 de agosto al azteca Carlos Cuadras (32-0-1-25 KO), campeón mundial supermosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), permanece entrenando en un campamento en la Ciudad de Panamá, de cara a lo que será la pelea de su vida.

Flores, oriundo de Juigalpa, Chontales, cumplirá mañana un mes de estar en el país canalero. Se fue pensando en una pelea que sostendría en Nicaragua en la primera semana de agosto y jamás imaginó que los planes darían un giro de 180 grados. De hecho, en su corta carrera no había pensado en la posibilidad de ostentar una reyerta por título mundial.

“Fue todo repentino, me vine hace un mes y tenía otros planes. Tenía intención de enfrentar a un boxeador nicaragüense y en principio esa era la idea. Pero hace unos días, el promotor Marcelo Sánchez me llamó para decirme que si deseaba aceptar la pelea contra Cuadras y no fue difícil decirle que sí”, manifestó Dixon.

Flores, de 21 años de edad, se aventuró a practicar boxeo hace siete años, más tarde que muchos de sus colegas. Animado por algunos amigos de infancia, Dixon visitaba el gimnasio Alexis Argüello de Juigalpa cinco días a la semana; confiesa que sus intenciones no eran convertirse en un gran boxeador, pero poco a poco cambió de parecer.

“Entrenaba fuerte, cada día me dedicaba a aprender más. Siempre me gustó destacar y en el boxeo amateur era uno de los rivales más complicados de enfrentar. Me ganaron, pero siempre daba un extra y vendía cara las derrotas. Con el tiempo me di cuenta que tenía buenas herramientas para crecer en este deporte y decidí dedicarme más”, dijo el púgil pinolero.

Salto de calidad
Después de una discreta carrera como amateur, sin mucho brillo por las limitaciones propias de su ciudad, carente de boxeadores que pudieran exigirlo al máximo y en un círculo pequeño de pugilistas, Dixon Flores decidió escalar al profesionalismo.

El 18 de mayo de 2013 debutó en la capital contra Francisco González, empatando después de cuatro asaltos. Perdió en su segunda aparición sobre los encordados, pero no se amilanó y decidió continuar, aun cuando el panorama no era el que se imaginó cuando decidió saltar de categoría.

En su tercer intentó, esta vez contra Aaron Juárez, Dixon encontró el respiro que necesitaba y se impuso por una clara decisión unánime. Ese fue un punto de inyección y luego hilvanó siete triunfos de forma consecutiva.

“Creo que era algo psicológico, pero fui ganando confianza y aprendiendo obviamente”, reveló el chontaleño. Contra Cuadras, el escenario pinta similar que el día de su debut en el profesionalismo, considerando que la importancia de la pelea y que será su primer pleito internacional, ante uno de los púgiles más respetados de la categoría supermosca.

“He trabajado bastante para la pelea contra el ‘Príncipe’ Cuadras, lo he estudiado junto con mi entrenador (Orlando Soto). Sabemos cuáles son sus mayores virtudes y debilidades, y estoy seguro de que llegaré en óptimas condiciones para arrebatarle el título. La vida me dio esta oportunidad y no la voy a desperdiciar”, aseveró Flores, quien no dispone de reconocimiento a nivel nacional, pero confía en hacer que su nombre suene con fuerza.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus