•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Olvídense del muchacho tímido y frágil como un papel que subía a la colina para ser humillado y destruido. Erasmo Ramírez, muerto en vida durante su estadía en Seattle, renació en los Rays de Tampa Bay, llegó al equipo siendo un enigma pero se convirtió en una realidad de constancia, dominio y solidez.

Esta tarde (5:10 p.m.), Erasmo, con un reluciente balance de 7-3 y una revitalizada efectividad de 3.80, retará a los sorprendentes Astros de Houston (49-38), líderes de la División Oeste de la Liga Americana por encima de los Angelinos de Los Ángeles (46-38), Rangers de Texas (41-44), Marineros de Seattle (39-46) y Atléticos de Oakland (39-49). Ramírez intentará cortar el mal momento que vive Tampa, humillado y barrido en 4 juegos por los Reales de Kansas City, alejándose a cuatro juegos del liderato del Este, ocupado por los Yanquis de Nueva York.

El nica enfrentará a Collin McHug, un pilar en el pitcheo de los Astros este año. Ganador de 9 partidos y perdedor de 4, en sus últimas tres actuaciones venció a los Yanquis  y Angelinos de Los Ángeles, pero sucumbió ante los Medias Rojas de Boston.

Ante los Yanquis, Collin lució espléndido en la colina lanzando 8 innings, permitiendo dos imparables, una carrera y propinando 8 ponches.

Después enfrentó a Los Angelinos y otra vez caminó 8 episodios. Aunque le pegaron 9 hits logró sortear las dificultades, aceptando 2 anotaciones y recetando 6 ponches. Boston lo derrotó e hizo sufrir con 7 hits y tres carreras en 5.1 entradas el pasado 4 de junio.

Gran momento
Por lo visto en las recientes aperturas de ambos lanzadores, se vislumbra un duelo de pitcheo en el Tropicana Field. Erasmo luce sublime en sus últimos 7 juegos, gana 5 y pierde 1, pero lo que más impresiona es su efectividad de 1.18. En ese trayecto permite 5 carreras en 38 innings, otorgando 5 bases por bolas y adornando su gran momento con 32 ponches.

El pistolero rivense venció el domingo pasado a los Yanquis con una sólida labor de 6 episodios, 3 hits y 1 carrera; con ese triunfo cortó una racha negativa de siete derrotas consecutivas de Tampa Bay. Ramírez vive un momento de gracia, hoy tendrá una prueba complicada pero si su brújula continúa sin sufrir desperfectos, manejando sus pitcheos como desea, es casi seguro que pueda conseguir su octavo triunfo de la temporada, siguiendo la marca de Denis Martínez, único nica en conquistar 16 victorias en Grandes Ligas en una campaña.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus