•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Serena Williams derrotó por 6-4 y 6-4 a Garbiñe Muguruza ayer en la final de Wimbledon y alzó su 21° trofeo de Grand Slam, para quedar a solo uno de Steffi Graf, la más ganadora de la Era Abierta. Además, con el éxito en Londres, alcanzó la conquista consecutiva de los cuatro Majors por segunda vez en su carrera, a tono con lo hecho entre 2002 y 2003.

Serena arrancó mal y se complicó de más en el cierre, pero en el medio fue letal. 29 tiros ganadores (contra solo 10 de Muguruza), 12 aces y ocho de cada diez pelotas ganadas con el primer servicio, los números de la N°1.

Pero cuando hubo que recurrir al segundo saque, problemas: solo 11 puntos sobre 31 se llevó Serena en ese rubro, marcando la cancha de entrada con una doble falta (totalizó ocho) en su primer lanzamiento del partido.

Los errores de Serena
En ese primer game, la estadounidense cometió tantos errores (4) como en el resto del set. Oferta que Muguruza no dejó pasar y que mantuvo en ventaja hasta 4-2. Allí Serena reaccionó, se llevó cuatro games en fila (6-4) y tomó las riendas del encuentro.

Parecía que todo se le había ido de las manos en cuestión de minutos a la española. Sobre todo porque en el segundo capítulo Serena rompía de arranque y se escapaba por 3-1. Y enseguida volvía a quebrar en cero para 5-1. Parcial de 9-1 en games, 12-1 en puntos y doble chance de servir para partido.

No obstante,  la sombra de la final de Roland Garros, donde Lucie Safarova forzó un tercer set desde un panorama semejante, acompañó el desenlace en Londres. Muguruza acusó los golpes, descontó uno de los quiebres, mantuvo su saque para 5-3 y jugó un game espectacular para nivelar los breaks en 4-5. Tres aces impactó Serena en ese juego. No fueron suficientes para desnivelar a la española.

Notables números
Sin embargo, la norteamericana volvió a encontrar oportunidades desde la devolución. Atacando los bajos porcentajes de la nacida en Venezuela (que con el primer saque apenas superó el 50% de puntos ganados, y con el segundo perdió dos de cada tres pelotas), Serena quedó rápidamente con triple bola de partido. Y esta vez no hubo cambios de libreto.

Con su sexta coronación en Wimbledon, entonces, Serena llega a 68 títulos de WTA y cuatro en 2015. El próximo desafío: ganar el US Open y lograr el Grand Slam de calendario, algo que el tenis femenino no presencia desde 1988, bajo la figura de Graf.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus