Haxel Rubén Murillo
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Es muy fácil cuestionar si Vicente Padilla debía o no continuar lanzando contra República Dominicana después del sexto episodio cuando Nicaragua ganaba 5-4 y las esperanzas de conseguir el triunfo se acrecentaron.

Pero Padilla, agotado en el séptimo sin suficientes balas de poder en su escopeta, permitió cuatro carreras, saliendo de la loma con la frustración en sus hombros. Al final cargó con la derrota, sin embargo sería injusto reprocharle o culparle de no poder mantener esa mínima ventaja que Nicaragua logró gracias al jonrón solitario de Ronald Garth.

Después de tanto tiempo sin lanzar, ver a Padilla vulnerable era algo que podía suceder. A pesar de las 8 carreras que permitió, el derecho hizo un gran esfuerzo y mantuvo a Nicaragua en la pelea, al menos durante 6 innings. Tomando en cuenta de que Padilla es un exGrandes Ligas, el cuerpo técnico optó por confiar en su mejor abridor, tomando en cuenta la carencia que hay en el pitcheo, y más en el staffs de relevista.

Padilla hizo un tremendo esfuerzo, por momento mostró esos destellos de grandeza que lo llevaron a Grandes Ligas, no pudo soportar el desgaste, pero hay que agradecerle el esfuerzo, quizás con otro abridor la historia pudo ser peor.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus