•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aunque el Walter Ferretti se vio afectado por bajas sensibles que mermaron su cuadro titular, eso no impidió que la noche del sábado pasado lograran imponer condiciones. El conjunto capitalino venció 1-0 al Real Estelí en el partido de ida de la finalísima del Futbol Nacional celebrado en el Estadio Independencia.

Un gol del medio campista José Bernardo Laureiro, ese futbolista capaz de brillar en los partidos más complicados, volvió a ser clave en el triunfo del conjunto capitalino. Sencillamente el uruguayo es un verdugo de los norteños. Como si se tratara de la repetición de aquel gol que le marcó a los estelianos el 21 de febrero en el Estadio Nacional de Futbol, inhabilitando a Justo Lorente tras un tiro franco y potente que se internó al ángulo derecho de su marco, este sábado perforó la cabaña del arquero norteño con una ejecución perfecta que estableció el 0-1 final.

“Ese pie vale oro”, me dije cuando Laureiro ejecutó al ‘Tren del Norte’ en la jornada 11 del Clausura. En esa ocasión, el charrúa marcó de penalti a los 24’ minutos y a los 45’le puso sello al partido, luego que Javier Dolmus se quitó de encima a Vinicius de Souza y Elmer Mejía, filtró el balón en un espacio reducido y Laureiro completó la jugada definiendo suave y rasante frente a Lorente.

Con tinta de pluma fina, Bernardo Laureiro ha escrito una historia romántica para el Ferretti enfrentando al Estelí. El fin de semana escribió otro capítulo de su novela y el próximo sábado espera establecer el final feliz. Con un empate en la vuelta, los capitalinos se convertirían en campeones nacionales y cortarían una hegemonía que impusieron los norteños con 8 títulos consecutivos.

Poco espectáculo
No fue un partido vistoso, al contrario, careció de ocasiones claras. Los mediocampistas generaron poco juego y los delanteros no dieron un chispazo que encendiera el espectáculo. Pero eso poco le importa al Ferretti, el triunfo y con gol de visitante es algo que fortalece al plantel en lo anímico y en casa les da más seguridad para convertirse en el amo y supremo del futbol pinolero. Estelí dominó el esférico al inicio.

Elvis Pinell fue un incansable recuperando balones, ejerciendo presión y exigiendo a la zaga defensiva ‘rojinegra’.  Carlos Chavarría y Rúdel Calero hicieron lo propio, el primero imprimiendo velocidad y abriéndose espacios entre líneas y el otro tratando de establecerse con balones aéreos.

Por mucho tiempo no hubo un claro dominio, quizá por la carencia de ideas de ambos planteles. Los capitalinos sin Quijano, ‘nuevo rojiblanco’, Dani Cadena, sancionado, Eder Munive, con acumulación de tarjetas y Alejandro Tapia, resentido de la rodilla derecha, apenas hicieron lo necesario para hacer un juego digno de las circunstancias.

A la par, los norteños fueron más evidentes, la ausencia de Juan Barrera, que jugará la próxima temporada con el SC Rheindorf Altach de Austria, ha pesado enormemente y a estas alturas no parece que haya alguien o alguna fórmula para que el equipo recupere el “punch” con el que estableció un extenso dominio en el balompié nacional.

  • 8 TÍTULOS consecutivos en torneos cortos ha ganado el Real Estelí, hegemonía que el Walter Ferretti quiere cortar.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus