•   Toronto, Canadá  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No había ánimo suficiente para festejar el batazo impulsador de Sandor Guido evitando la blanqueada después de haber escapado al nocaut para perder 9-1, de ninguna manera tolerable.

¿Qué se puede decir con los huesos sudando y dolor en la cabeza? De tanto sufrir y de tanto padecer, este callo que tenemos en nuestros corazones como seguidores de la Selección Nacional, cabalgando sobre ilusiones constantemente rotas, es viejo, cojea, usa muletas y muestra canas. Y entre tantas historias amargas que contar, entre ellas la de Indianápolis en 1987, hay que agregar esta derrota frente a Canadá 9 por 1, aquí en Toronto anoche, con la luna ocultándose desilusionada con el pobre partido que presenció.

¡Qué indefenso se vio el equipo pinolero limitado a sus nueve titulares, sin alguien más en el banco y con un pitcheo aguijoneado por esa agresividad sin pausas mostrada por Canadá desde el propio arranque, aunque dejando las bases llenas y malogrando amenazas! Finalmente, el equipo nica, aunque evitó angustiosamente el nocaut, terminó doblegado bruscamente, sin el menor atenuante.

Presión constante

Fue milagroso escapar a daños en las primeras tres entradas. Una y otra vez, el zurdo Elvin García estuvo toreando dificultades y saliendo ileso casi sin darse cuenta, manteniendo un 0-0. Precisamente un manotazo del propio pitcher sobre un batazo de buen bount que pudo ser fildeado y hasta facilitar un doble play, abrió las puertas para que en el cuarto episodio, Canadá fabricara dos carreras y tomara ventaja.

La diferencia se amplió drásticamente 6-0 con una arremetida de cuatro en el quinto contra los relevistas Junior Téllez y Douglas Solís. El estiramiento a 8-0 aplicado por Canadá con el jonrón de dos carreras disparado por el noveno bate Skyler Stromsmoe, aproximó al equipo nicaragüense al borde del precipicio del nocaut, borrando prácticamente toda posibilidad de una señal estimulante.

Nada que ver con lo ocurrido frente a República Dominicana, batallando contra la adversidad, siempre en pie de lucha. En esta ocasión nuestra tropa nunca estuvo metida en la pelea por el resultado después del tercer inning. Todo fue oscuro alrededor de ese pitcheo flaqueante. 

Hubo olor a nocaut

La carrera impulsada por René Tosoni en el séptimo después de un golpe y una base, estableciendo un 9-0, multiplicó los escalofríos pinoleros frente a un posible recorte del juego, pero entró Gerardo Suárez a sacar el tercer out, garantizando seguir con vida.

El marcador no se movió y mientras se masticaban las fresas de la amargura por segundo día consecutivo, nos espera el juego con Colombia hoy, y cuando lleguen los ausentes, enfrentar a Estados Unidos y Cuba para cerrar con Puerto Rico. ¡Cómo se necesita ganar hoy, no pensando en disputar medallas, sino como una urgente y necesaria señal de vida antes de meternos en las bocas de dos lobos! Ojalá se logre.

5 bases por bolas de las 10 que regaló el pitcheo de Nicaragua, negoció el primera base canadiense Jordan Lennerton.

6 imparables apenas disparó Nicaragua ante Canadá, anoche en el segundo duelo del torneo de beisbol de los Panamericanos. Los canadienses ligaron 12 hits.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus