•   Cauterets, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El polaco Rafal Majka (Tinkoff) ganó la 11ª etapa del Tour de Francia, este miércoles con final en Cauterets, en una jornada en la que el británico Chris Froome mantuvo el maillot amarillo de líder.

En la segunda jornada pirenaica, que subía el mítico Tourmalet, ninguno de los aspirantes al podio atacó al líder y Majka, de 25 años, se aprovechó de ello, entrando en la escapada buena del día, y logrando su tercera etapa en el Tour, tras las dos obtenidas en 2014.

Tras la demostración de Froome la víspera en la Pierre Saint Martin, en la primera etapa montañosa de este Tour, en la que dejó medio sentenciada la carrera tras sacar grandes diferencias sobre sus rivales, se esperaba que alguno de los pretendientes a la victoria respondiese con algún ataque, pero ni siquiera lo intentaron, ni en el Tourmalet ni en el ascenso final a Cauterets, mucho menos exigente.

Así, Froome rodó tranquilamente, acompañado siempre por Richie Porte y Geraint Thomas, manteniendo las diferencias en la general sobre sus más directos rivales: 2’52” al estadounidense Tejay Van Garderen, segundo, y 3’09” sobre el colombiano Nairo Quintana, en lo que sería por el momento el podio en París. El español Alejandro Valverde es cuarto a 4’01” y su compatriota Alberto Contador sexto a 4’04”.

Solo Nibali, ganador del Tour en 2014, volvió a ceder en el ascenso final otros 50 segundos y ya está a más de ocho minutos de Froome en la general, despidiéndose definitivamente de sus opciones de repetir triunfo en la carrera.

Majka, por su parte, era el hombre más destacado de la escapada del día, formada por siete corredores, y en el ascenso al Tourmalet dejó a sus compañeros para llegar solo a la meta, con un minuto sobre el irlandés Daniel Martin (Garmin), 1’23” sobre el alemán Emmanuel Buchmann (Bora-Argon) y más de cinco minutos sobre el grupo principal.

Al ritmo del Sky

Después de unos primeros kilómetros marcados por los constantes intentos de escapada en busca de la buena fuga del día, el pelotón, tirado por el Sky de Froome, llegó al pie del Tourmalet, el principal ascenso del día, a unos 55 km para la meta, con siete minutos de desventaja sobre un grupo de 7 escapados, entre ellos el polaco Rafal Majka, compañero de Contador.

Bajo un calor sofocante, el Sky fue reduciendo la diferencia en las primeras rampas y el Astana de Nibali, el gran damnificado de la primera jornada pirenaica, también pasó al relevo en la cabeza del pelotón principal.

A 50 km para la meta, Majka abandonó a sus compañeros de escapada, y coronó en solitario el Tourmalet, con cinco minutos de ventaja sobre el grupo del maillot amarillo, en el que nadie osó atacar a Froome, que siempre estuvo acompañado (al igual que el día anterior) por Porte y Thomas, mientras que el resto de aspirantes viajaban solos.

El hecho de que Astana marcase el ritmo en el ascenso al Tourmalet hacía presagiar algún ataque de Nibali en la bajada, pero el italiano, uno de los corredores que mejor desciende en el pelotón, ni siquiera lo intentó y el grupo principal se dirigió plácidamente hacia Cauterets, al paso marcado por Sky.

Señal de que Nibali no debía ir demasiado bien como para intentar al menos atacar, es que el italiano fue el único de los favoritos que se descolgó del grupo principal en el ascenso final, no demasiado exigente, a Cauterets. Hoy, el Tour abandonará los Pirineos con una etapa de 195 km entre Lannemezan y final en el temido Plateau de Beille.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus