•   Niza, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un casco de piloto sobre el ataúd: la élite de la F1, entre ellos Lewis Hamilton y Alain Prost, dijo adiós este martes en Niza a Jules Bianchi, el joven francés que murió en la noche del viernes, tras pasar nueve meses en coma después de su accidente en el Gran Premio de Japón.

Bianchi, gran esperanza de la Fórmula 1, hubiera cumplido 26 años el 3 de agosto y hubiera sido parte del prestigioso equipo italiano, Ferrari. Pero este gran futuro se vio truncado por el accidente en octubre de 2014 en el circuito de Suzuka.

Su funeral tuvo lugar en Niza, su ciudad natal, en donde falleció. Con la presencia de numerosos pilotos de todas las edades, incluyendo a la casi totalidad de sus compañeros en las dos temporadas que compitió en la Fórmula 1, en el seno de la escudería Marussia.

Al finalizar la ceremonia, el féretro salía de la catedral Sainte-Réparate acompañado por el alemán Sebastian Vettel (de quien podría haber sido compañero en Ferrari), como por otros pilotos como Romain Grosjean o el brasileño Felipe Massa. Dos grandes retratos del joven piloto francés adornaban la fachada de la catedral.

Todos los pilotos desfilaron ante el ataúd sobre el que se encontraba el casco de Bianchi. Las leyendas galas Alain Prost u Olivier Panis, las estrellas de Mercedes, Hamilton y el alemán Nico Rosberg, y jóvenes corredores que sueñan con llegar a la Fórmula 1 como hizo Jules (Bianchi), como Adrien Tambay y Norman Nato.

“Adiós joven”
Una hora antes, el ataúd entraba en la catedral a hombros de estos jóvenes pilotos, sus “hermanos de carrera”, según el sacerdote Sylvain Brison.

Solo la familia y sus allegados entraron en el edificio para una ceremonia íntima. Sobre la explanada adyacente, un centenar de personas se acercaron a rendir tributo a Bianchi, primer piloto de Fórmula 1 que muere en competición desde el fallecimiento del triple campeón mundial el brasileño Ayrton Senna en mayo de 1994.

Toda la multitud se emocionó y aplaudió lentamente cuando al paso del ataúd, una guitarra acústica lanzaba las notas de ‘Hotel California’, el éxito del grupo musical Eagles. “Adiós joven”, gritó una mujer mostrando sus condolencias.

El alcalde de Niza, Christian Estrosi, el presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Jean Todt y el secretario de Estado de Deportes, Thierry Braillard, estuvieron presentes en la ceremonia.

Bajo todas las miradas, el número 17, un número que nadie llevará jamás en la Fórmula Uno, como decidió la FIA el lunes reciente en homenaje al joven Jules Bianchi.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus