•   SAINT-JEAN-DE-MAURIENNE  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El británico Chris Froome (Sky) conserva el maillot amarillo de líder del Tour de Francia tras la disputa de la etapa 18, ganada este jueves por el francés Romain Bardet (AG2R).

El ciclista francés, miembro de una escapada, entró en solitario en la meta de Saint Jean de Maurienne, en la segunda etapa alpina, con una ventaja de 3’02” sobre el grupo en el que viajaban todos los favoritos, con Froome y Quintana a la cabeza, que conserva el segundo puesto de la general.

La etapa tuvo dos partes: una escapada de 29 corredores por delante y la lucha por la clasificación general por detrás.

La etapa comenzaba, nada más darse el banderazo de salida, con la subida al Col Bayard, una segunda categoría, de 6.3 km y un desnivel medio del 7% que sirvió para que se formase la escapada del día, muy numerosa como está siendo habitual en este Tour de Francia.

En esa escapada de 29 hombres figuraban los de casi cada día, como el danés Jakob Fuglsang (Astana), los belgas Jan Bakelants (AG2R), Serge Pauwels (MTN-Qhubeka) y Thomas De Gendt (Lotto-Soudal), el francés Thibaut Pinot (FDJ), el español Joaquim Rodríguez (Katusha) y el colombiano Julián Arredondo (Trek).

Pero, además, de cara a la lucha por la general, estaban dos hombres del equipo Movistar de Quintana y Contador (Jonathan Castroviejo y Winner Anacona), y otros dos del Tinkoff de Contador (Roman Kreuziger y Michael Rogers).

La ventaja de los fugados era de 5’35” en el km 68), que se redujeron a 4 en el Col de la Morte (km 85).

En el largo falso plano al pie del Col de Glandon, principal dificultad montañosa del día, el grupo de fugados se rompió y quedaron once corredores, que comenzaron el ascenso con 2’10” de ventaja sobre el pelotón.

Contador ataca primero
Entre los favoritos, Contador fue el primero en atacar, a falta de 45 km para la meta, y tomó un minuto al grupo, momento en el que arrancó Nibali y después Valverde, a los que se unieron Quintana y Froome.

En otro arranque de Nibali, Quintana contraatacó y el que se quedó fue Valverde.

Bardet y Anacona coronaron el Glandon con 2’35” sobre el grupo de Contador, que pasó con unos 20 segundos de adelanto con respecto a Froome, Quintana y Nibali y Valverde pasó la pancarta pocos segundos después. "Alejandro tuvo una pequeña crisis y tuvimos que estar un poco más tranquilos para que se recuperara", explicó Quintana, que aseguró que las dos próximas etapas "con más puertos y más desnivel" serán más propicias para atacar a Froome.

En el descenso se unieron todos los favoritos, formándose un grupo de una veintena de corredores que iniciaron el último puerto, los Lacets de Montvernier, con más de tres minutos perdidos respecto a Bardet, que marchaba en cabeza tras dejar en la bajada a Anacona, que viajaba a unos 40 segundos en un grupo de ocho perseguidores.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus