•   París, Francia  |
  •  |
  •  |

El británico Chris Froome (Sky) se proclamó ganador del Tour de Francia-2015 tras la conclusión de la 21ª y última etapa con la victoria al sprint del alemán André Greipel, este domingo en París.

Froome, que suma su segundo triunfo en la Grande Boucle (tras el de 2013), estuvo acompañado en el podio parisino por el colombiano Nairo Quintana y el español Alejandro Valverde (ambos del equipo Movistar), segundo y tercero respectivamente.

La última etapa no tuvo más interés que el de conocer el ganador de la prestigiosa llegada a los Campos Elíseos de París, el año en el que se cumple el 40º aniversario del primer final del Tour en la capital francesa.

Los equipos de los velocistas no dejaron que ningún aventurero fastidiase la tradicional llegada masiva, en el que Greipel, ganador de cuatro etapas en este Tour, demostró de nuevo que es el mejor esprinter de la actualidad, superando al francés Bryan Coquard y al noruego Alexander Kristoff.

“Vamos a celebrarlo esta noche en París con todo el equipo y no creo que sea precisamente con agua”, declaró el “Gorila de Rostock” tras sumar su cuarta victoria al sprint.

Carrera neutralizada por la lluvia

La lluvia quiso ser protagonista de la jornada y la carretera resbaladiza obligó a la dirección de la carrera a neutralizar la prueba tras el primer paso por la línea de meta (en las 10 vueltas que se dio al circuito de los Campos Elíseos).

Eso significaba que Froome solo tenía que cruzar por primera vez la meta con el pelotón y acabar los casi 70 km por las calles de París para proclamarse ganador necesitaba acabar la carrera para ganar el Tour.

Y el británico cumplió el trámite, entrando en la meta segundos después de que lo hiciese el pelotón, abrazado a sus compañeros del Sky en una imagen similar a la de 2013.

“Es una gran felicidad estar aquí en París vestido de amarillo, después de tantos días sufriendo sobre la bicicleta y también fuera de la carrera”, declaró Froome, recordando las acusaciones por dopaje lanzadas contra él tras su demostración en la primera etapa pirenaica, con final en La Pierre Saint Martin, que se tradujo después en comportamientos deleznables de algunos espectadores (con lanzamiento de orina, escupitajos, cortes de manga e insultos).

“Orgulloso de merecer el amarillo”

Quintana, por su parte, no se mostró descontento por repetir sus resultados de hace dos años: “Para nada estoy decepcionado. He vuelto a confirmar mi nivel y mi papel (de líder) dentro del equipo, que tanto me ha ayudado”, declaró el colombiano a la televisión francesa antes de subir al podio.

“Solo tengo 25 años y me quedan muchos años para seguir probando”, añadió el colombiano, que admitió que Froome “merece la victoria”.

El británico se emocionó en el podio al recibir el maillot amarillo y acordarse de su familia y de su esposa, con la que espera un hijo a finales de año. “Siempre estaré orgulloso de haberlo merecido”, dijo en una velada referencia a las acusaciones por dopaje.

La llegada a París sirvió también para coronar a los diferentes ganadores de las clasificaciones anexas: la regularidad (maillot verde) para el eslovaco Peter Sagan, el maillot de lunares como mejor escalador para el propio Froome, el maillot blanco de mejor joven para Nairo Quintana (como en 2013) y la clasificación por equipos para el Movistar.

El premio al corredor “supercombativo” fue para el francés Romain Bardet (AG2R), mientras que, como curiosidad, el último en la clasificación general, el galo Sebastien Chavanel, invirtió casi cinco horas más que Froome en completar los 3,360 km recorridos desde la salida en Utrecht (Holanda) el pasado 4 de julio.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus