•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Junior Ramírez no descansó tranquilamente. Sus ojos sollozaban, su semblante reflejaba una decepción total, hay una herida en su orgullo, perdió su invicto ante David Bency la noche del sábado, y la posibilidad de pelear fuera del país tendrá que esperar un poco más.

“Bency me cazó en el tercer asalto, creo que fue un error técnico. Bajé las manos, no hice caso a la esquina y allí está el resultado. Yo estaba muy positivo de que ganaría la pelea, pero los jueces son los que deciden al final, estoy triste por la derrota, por ahora voy a descansar y esperar qué viene”, dijo un Ramírez apesarado con las lágrimas al borde de ser derramadas, mientras su familia y algunos amigos intentaban darle ánimo al muchacho capitalino.

A pesar de la derrota, Junior no se justificó en nada, eso sí, aseguro que se preparó a conciencia para asumir el compromiso. “Lamentablemente no pude triunfar, intenté boxear a Bency porque sé que es peligroso, me preparé a conciencia”, indicó el costeño.

Emocionado

Por otro lado, Bency celebraba a lo grande con los amigos que lo llegaron a apoyar, el costeño se sintió un campeón mundial con el cinturón del CMB, nada podía apagar la llama de alegría que se veía en sus ojos.

“Estoy muy contento de haber obtenido esta victoria. Sabía que podía derrotar a Junior, habíamos guanteado y estaba convencido de que no podía noquearme. Antes de él, me enfrenté a rivales de mayor peso con una pegada más fuerte, y eso hace muchas diferencias. No quiero una revancha con él, me gustaría enfrentar a otros peleadores y defender este título”, indicó Bency, quien se convirtió en el verdugo de Ramírez, amargándole una noche que para el capitalino sería de fiesta.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus