•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Federación Nicaragüense de Futbol (Fenifut) atraviesa por uno de los momentos de mayor calma, relativamente, amparada en los logros que ha conseguido la Selección Nacional en las Eliminatorias Mundialistas. Pero el digno proceso que está desarrollando el técnico Henry Duarte no justifica algunas medidas que puedan adoptar, considerándolas como adecuadas.

No sé si me equivoque, pero incluso ignorando la reglamentación de otras ligas alrededor del mundo, no digiero la idea de que en una liga profesional de Primera División hayan cuatro cambios, entre otras cosas. Ayer, Fenifut anunció la nueva reglamentación para los siguientes torneos de Apertura y Clausura, lo que más sorprende es la decisión de hacer cuatro sustituciones durante un partido.

“El Campeonato Nacional de Primera División 2015-2016 fue diseñado priorizando el desarrollo del futbol nicaragüense”, reza el comunicado.

“Todo equipo deberá mantener en el terreno un jugador menor de 23 años de edad (Sub-23) para lo cual se ha adoptado la ejecución de cuatro (4) cambios durante el partido, uno de los cuales será menor por menor”, reitera.

Es absurdo

¿Será necesario o inteligente adoptar esa medida? Hace un par de años, Fenifut implementó el Campeonato Nacional Juvenil Especial, con la misma dinámica de torneos de Apertura y Clausura, que le permite a los diez equipos de Primera División foguear a sus jugadores de categorías menores. Eso sí es contradictorio.

Si el propósito de Fenifut es desarrollar jugadores Sub-23 en la ‘liga élite’, ¿necesariamente debe caer en lo absurdo? En varios equipos hay jugadores que entran en el rango de la edad límite que la federación pretende desarrollar, nada garantiza que un cambio adicional haga crecer el nivel de nuestro balompié.

Para prueba un botón, el atacante del Managua FC, Armando Zepeda, fue convocado a los microciclos de la selección mayor que se prepara para tercera ronda de Eliminatorias Mundialistas y pertenece a la Olímpica. Entonces, ¿podrá su técnico sustituirlo por su compañero Bryan García, siendo ambos jugadores de selección y Primera División? Esa regla tiene enormes grietas.

Innecesario

El estratega de la selección mayor, el tico Duarte, llegó al país con dos asignaturas, la primera conducir a la Azul y Blanco en las Eliminatorias Mundialistas, como tarea a corto plazo. Sin embargo, la prioridad del técnico es desarrollar el futbol base y lo dejó claro en su discurso de presentación.

La primera encomienda la está desarrollando con alta puntuación, en la otra apenas comienza a dar los primeros pasos. Ojo, la delicadeza de un tema de reforma de estatutos o reglamentación podría pasarle factura a Duarte, como figura responsable del desarrollo del futbol menor. Y Fenifut no estará aislada de las consecuencias. Fenifut podría evaluar otras alternativas, por ejemplo, invertir más recursos económicos y materiales a las selecciones menores y desarrollar ligas colegiales con propósito de scouteo. Sobre todo, darle la importancia que merecen las selecciones inferiores y lo digo a propósito de los viajes que han realizado esas categorías a países vecinos con los recursos mínimos para participar en torneos o amistosos.  

Melvin Hernández, Jason y Luis Coronel, los tres del Diriangén, Nahum Peralta, Ricardo Mendieta, Ariagner Smith, Alexander Tremiño y Adolfo Bermúdez, todos del Real Estelí, son entre otros, algunos de los jugadores que fueron aportados a la selección Olímpica por los clubes de la Primera División.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus