•   México  |
  •  |
  •  |
  • ESPN

¿Y Floyd Mayweather? ¿Ya anunció su rival? ¿Quiénes son los nombres que se barajan? ¿En realidad se retirará el 12 de septiembre después de haber llegado a 49-0 en su carrera? Esas son respuestas que al público, hoy, poco le interesan, porque hay un buen número de peleadores que le han robado cámara al mejor libra por libra del mundo.

Muchos dirán que es consecuencia de la falta de espectáculo ofrecida el pasado 2 de mayo --aunque sigo insistiendo que no fue su culpa--, algunos más pensarán que a Floyd se le acabaron ya los rivales tras derrotar al que se supone era el más peligroso en su haber. También habrá quién diga que la pelea grande es la del 2016, cuando tenga oportunidad de ir por el 50-0. La realidad es que hoy los aficionados no quieren seguir apostando por la especulación sino por lo real. Saben que hay peleadores ahí, en las 160 libras, dos divisiones arriba de Mayweather, que no solo son buenos, sino que prometen espectáculo.

Nos referimos a los pesos medianos, a Miguel Cotto, a Saúl Álvarez, a Gennady Golovkin, a David Lemieux y, por qué no, a Andy Lee. Cualquiera de esos cinco nombres no te promete otra cosa que no sea drama en el ring y eso, la gente que ya los conoce, lo va a comprar.

Roban reflectores

Si bien es cierto que la división de los welters sigue candente con la sangre nueva, la realidad es que hay muy pocos que generen el interés como para que Floyd pueda robarles los reflectores que hoy tienen “Junito”, “Canelo”, “GGG” y compañía.

No por nada aseguran los directivos de Golden Boy Promotions, Roc Nations Sports y de HBO que hoy no hay pelea que cause tanto interés como la que tendrán Cotto y Canelo en noviembre próximo. ¿Por qué? Porque es una pelea que tiene todos los ingredientes: calidad, rivalidad, morbo, juventud, experiencia, poder, drama y show.

Lo que harán Golovkin y Lemieux el próximo 17 de octubre en el Madison Square Garden de Nueva York o lo que protagonizarán Cotto y Canelo el 21 de noviembre en el Mandalay Bay de Las Vegas, será, desde ya, superior a cualquier cosa que pueda darnos Mayweather el 12 de septiembre.

Ahora bien, que si Floyd decide por una extraña causa enfrentar al ganador de alguno de estos dos enfrentamientos, en las condiciones que quiera, seguramente podrá acaparar la atención del mundo y podrá embolsarse otros tantos millones, exponiendo su invicto.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus