•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si es usted muy joven, lo siento porque no hay muchos videos disponibles. Tendrá que conformarse con escuchar las historias que se siguen tejiendo con el hilo indestructible de los recuerdos imperecederos, sobre aquel infield que en los años 80 presentó el León. Un infield que fue el soporte de parte de la grandeza monticular que en esa década tan agitada en nuestro beisbol alcanzaron Julio Moya y Epifanio Pérez. Ahí estaba Ariel “Panal” Delgado en tercera, Julio Medina en segunda y Arnoldo Muñoz, quien hoy aterriza en el Salón de la Fama pinolero, para volver a juntarse, formando un abanico funcional casi invulnerable.

Con ellos tres, más Ricardo Gamboa en primera durante un buen rato y Salvador Vanegas detrás del plato, el equipo León dispuso de un infield impresionante. Sobre ese infield, integrado por gente que también fue temible en el cajón de bateo, se edificaron muchas de las grandes páginas tanto del León como de la Selección Nacional.

HOY REJUVENECERÁ
Arnoldo, que en la Copa de Bélgica en 1983 disparó tres jonrones en un juego, fue el short de la medalla de bronce en Caracas y quien decidió con otro estacazo la trepidante batalla con Canadá en los Olímpicos del 84, además de ser un casi campeón bate en el 85, siendo superado por Julio Medina por un pelo en una situación que todavía se discute, porque Arnoldo vio la coronación de su compañero desde el banco.

Fue un fildeador sobrio que colocaba la eficacia encima de la espectacularidad, con un gran rango de cobertura, muy seguro en el atrape de pelotas y dueño de un brazo respetable, lo necesariamente preciso. Hoy, cuando sea llamado a recibir su placa, seguramente se sentirá uniformado, rejuvenecido, moviéndose en las paradas cortas, con “Panal” a su derecha y Medina al otro lado, ansioso por ver la pelota bateada hacia él para proceder a la simplificación artística. Ese trío fabricaba geometría pura, con trazos como los del famoso arquitecto Calatrava.

UNA BUENA PROMOCIÓN
Arnoldo ingresará con otras nueve figuras de diferentes gestiones en nuestro pequeño, pero ruidoso deporte. El mánager Argelio Córdoba, que jugó en aquella pelota profesional de los años 50 y 60, y fue campeón con las riendas del Chinandega en 1970 y 1971, cuando Carlos García reactivó nuestro beisbol amateur, pertenece a esta promoción junto con el calificado y respetado árbitro de beisbol José Castillo; el fisicoculturista Hernán Flores; la atleta de pista Dora Porras, tan apreciada por el entrenador húngaro Itsván Hidvegi; ese formidable interior con visión de marco y llamativa destreza que fue en nuestro futbol Gerardo Barrios, tanto con el Santa Cecilia como con la Selección Nacional; el pesista Manuel Solís; el luchador Ronnier Mendieta y el incansable bateador de softbol Danilo Álvarez, considerado como irrepetible.

La ceremonia será a las 10:00 de la mañana.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus