•  |
  •  |

El pelotero nicaragüense Cheslor Cuthbert, de los Reales de Kansas City, salió a escena ayer y se fue de 3-0 con un ponche, dejando su promedio en .273, luego del triunfo de su equipo 7-6 contra los Azulejos de Toronto.

Cheslor, originario de Corn Island, en el Caribe Sur, cubrió la tercera base y fue octavo al bate. En su primer turno, ante los lanzamientos del abridor Mark Buehrle (11-5), Cuthbert falló por rola a manos del segunda base, quien asistió para ponerlo out en la inicial.

En su segunda oportunidad, en la alta del quinto episodio, Cheslor le tiró al primer lanzamiento, una bola de 78 millas y falló por elevado al jardín central. En esa entrada, los Azulejos tomaron ventaja parcial de cuatro carreras (5-1) y parecía que ya había historia escrita.

Sin embargo, Kansas City ripostó con tres carreras en la alta del sexto, fruto de imparable de Eric Hosmer, productor de dos carreras cuando las bases estaban llenas y hit seguido de Kendrys Morales, quien mandó al plato a Lorenzo Cain desde la antesala.

En el séptimo, con el marcador 5-4 a favor de los Azulejos, Cuthbert tomó el que sería a la postre su último turno y con dos strikes le hizo swing a una recta de 84 millas, ponchándose contra Buehrle.

En el octavo, Kansas anotó tres carreras y tomó la delantera 7-6. En el noveno entró Mike Moustakas como bateador suplente, en lugar de Cuthbert, quien había llegado al desafío con .316 de promedio y se fue en blanco en su octava aparición en la Gran Carpa esta temporada.

Sólido en defensa
Apenas ayer, fue el segundo encuentro en el que Cheslor no dio de hit. En total lleva 6 imparables en 22 turnos, con 4 carreras impulsadas, 2 anotadas y 4 ponches. Si bien descendió sus números a la ofensiva, sigue siendo una carta confiable a la defensiva.

Su guante es seguro, no titubea con las jugadas básicas, sustancial en Las Mayores. Ayer, resolvió en una de las pocas jugadas en las que participó, atrapando una pelota complicada que tenía veneno y asistió a la inicial para sacar el out. Su disparo fue franco, Hosmer recibió y sacó de trámite.      

A sus 22 años de edad, Cheslor tiene un camino largo por recorrer, las cualidades necesarias para desarrollar una carrera digna y extensa, y un equipo, de momento, que lo ha acogido de gran manera y que tiene confianza en él.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus