•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El mexicano Esteban Gutiérrez se convirtió ayer en el primer piloto en conducir en una calle de la Ciudad de México un monoplaza Ferrari Fórmula Uno, en una exhibición en la céntrica avenida Reforma.

Ante miles de espectadores que desde temprano separaron sus lugares al lado de la pista improvisada, Gutiérrez hizo tres series de carreras cortas con su Ferrari F60 con chasis de fibra de carbono.

Gutiérrez “voló” por la avenida de tres carriles a una velocidad de más de 210 kilómetros por hora y en algunos momentos se dio el lujo de saludar a las personas; en la segunda hora de sus demostraciones regaló algunas “donas” (giros sobre el propio eje) que recibieron la respuesta animada del público.

“Es maravilloso compartir mi pasión y me siento muy agradecido, tuve que tener mucha precaución porque la gente estaba muy cerca”, dijo a los medios el piloto.EL ACTO DURÓ UN PAR DE HORAS.

DE LUJO
Poco antes de que Gutiérrez, originario de Monterrey, saltara a la pista, el piloto Ricardo Pérez de Lara tripuló su Ferrari 458 con el que ganó el Challenge Norteamérica del año pasado y al terminar regaló sus guantes a la tribuna a la manera de los tenistas profesionales que lanzan pelotas al público tras ganar los partidos.

La exhibición tuvo su punto de partida en el monumento a La Diana Cazadora y de ahí recorrió unos 800 metros hasta la Glorieta de La Palma, uno de los puntos más emblemáticos de Reforma.

La demostración de Ferrari ocurre a menos de tres meses de la celebración del Gran Premio de México de Fórmula Uno convocado para el 1 de noviembre en la Ciudad de México.

Emocionado, al terminar su recorrido Esteban Gutiérrez sacó una bandera mexicana y luego, junto a Pérez de Lara, se paseó por el circuito para agradecer a los presentes. “Esto ha sido muy divertido”, enfatizó.

El Gran Premio de México será la decimoséptima parada de la temporada de Fórmula Uno, después de la cual solo quedarán dos mangas, los Grandes Premios de Brasil y Abu Dhabi.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus