•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El finlandés Jari-Matti Latvala, “extremadamente motivado”, firmó ayer su segunda victoria consecutiva en el Rally de Finlandia, pudiendo controlar los ataques de su compañero de equipo, el francés Sebastien Ogier.

“Tenía hambre de victoria. Después de una mala primera mitad de la temporada, este éxito me hace casi tan feliz como si hubiera ganado el campeonato”, comentó el ganador nada más salir de su Polo-R.

En cabeza desde la ES8, después de que liderara Ogier la carrera, Latvala mantenía una ventaja mínima sobre el galo --solo tres segundos el sábado por la mañana-- antes de tomar algo de aire en los tramos de la tarde.

El año pasado, el nórdico ganó con 3.6 segundos de ventaja. Esta vez la distancia fue algo mayor, 13.7 segundos. “Sebastian (Ogier) está más fuerte incluso que el año pasado”, comentó el finlandés.

Por su parte, el piloto francés elogió a su compañero de equipo: “Cuando pone las cosas en orden y no se equivoca, va muy rápido. Jari-Matti (Latvala) es uno de los pilotos finlandeses más rápidos de la historia. No hay que lamentar llegar unos segundos detrás de él”.

El francés sale reforzado del fin de semana. Con el abandono, en la ES5, de su principal adversario en el Campeonato del Mundo, su compañero de equipo, el noruego Andreas Mikkelsen, se encuentra a 89 puntos de distancia del nuevo perseguidor, que no es otro que... Latvala.

“No voy a saltar de alegría por ser solo segundo, pero es cierto que, matemáticamente, podría conseguir mi tercer título mundial en la próxima prueba en Alemania”, declaró Ogier. “Si ocurre más tarde, no será grave”, añadió.

Cada segundo cuenta  
La carrera que ha batido todos los récords de velocidad, se decidió por detalles, combinando ciertas dosis de prudencia con pisar a fondo en el momento adecuado. En la ES16, bajo un aguacero, Ogier pisó una piedra con la rueda, lo que provocó un enorme temblor en su coche. No muy seguro del estado mecánico de su coche, se alivió al ver que todo iba bien.

Después de este susto, Ogier mantuvo la cabeza en la clasificación general del Campeonato del Mundo y eso, sumado a un Latvala desencadenado, hizo que en la siguiente especial del día, la carrera se decantara del lado escandinavo.

Los accidentes de Mikkelsen --su coche quedó destrozado-- y del neozelandés Hayden Paddon (Hyundai i20), cuando iba quinto, marcó un punto de inflexión en los demás pilotos a la hora de arriesgar de más.

Bajo unas condiciones climáticas cambiantes, esta prueba del WRC (Mundial de Rallys) puso en apuros a muchos participantes y solo 57 de 83 que tomaron la salida pudieron llegar a meta.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus